Bien decía Wiston Churchill que “el que se arrodilla para conseguir la paz, se queda con la humillación y con la guerra”.

Las Farc y el Gobierno Nacional firmaron un acuerdo de “paz” que el 2 de octubre del año 2016 fue rechazado por el pueblo colombiano. A partir del mismo se le entregaron un sinfín de dádivas al grupo terrorista como por ejemplo: 10 curules en el Congreso. Algo absurdo pues estamos hablando de los peores asesinos y violadores que ha parido Colombia.

Durante los famosos diálogos de “paz” es importante recordar que para presionar el cese bilateral y la entrega de numerosos beneficios, los terroristas de las Farc asesinaron decenas de policías y derramaron importantes cantidades de petróleo en los ríos de nuestro país. Hoy, tristemente, nadie se acuerda de eso.

En la actualidad el Gobierno de Juan Manuel Santos se encuentra dialogando con los terroristas del Eln. Sin embargo la historia se repite y los elenos siguen al pie de la letra el actuar de las Farc.  La mejor manera que encontraron para presionar un cese bilateral fue la consumación de diversos actos terroristas en algunas poblaciones de nuestro país.

El fin de semana pasado los terroristas del Eln desarrollaron una serie de atentados en buena parte del país dejando como resultado el fallecimiento de varios héroes de la patria. El Gobierno optó por suspender los diálogos, y de hacer una serie de advertencias que el tiempo olvidará, tal y como sucedió con las Farc.  En los próximos días seguiremos viendo atentados terroristas del Eln y en unas pocas semanas el Gobierno reanudará los diálogos y le darán un sinfín de dádivas a los delincuentes.

Santos traicionó los ideales republicanos haciendo una transacción tramposa con las Farc. El feroz atentado terrorista en Barranquilla nos muestra que en Colombia los que mandan son los criminales y que en últimas se van a terminar saliendo con la suya. ¿También veremos a los jefes del Eln en el Congreso? Seguramente.

Nuevamente los terroristas van a resultar triunfantes y seremos testigos que en Colombia a los criminales se les venera y los héroes pasan al olvido.

Lo que vimos con las Farc, se repite con el Eln.

@josecuellob

Publicado: febrero 1 de 2018