Dicen que las crisis aparecen con más frecuencia cada vez. De manera que debemos acostumbrarnos a que sean parte de nuestras vidas. Habrá algunas más fuertes que otras, impactarán diferentes sectores, pero serán crisis  al fin y al cabo.

Todas terminan generando oportunidades para unos y desgracias para otros. Ese es el curso de la vida, el que sepa leer las oportunidades las aprovechará y surgirá, el que no, tendrá que volver a empezar.

Las crisis económicas tienen diferentes curvas de recuperación dependiendo de la manera, la rapidez y la forma. También depende de cada país y su economía, habrá algunos que lograrán salir de esta más rápido haciendo una V, otros se demorarán más y harán una U, los que tendrían una más larga recuperación harán una L, y los que podrían  volver a caer y repetir los problemas  harán una W.

Yo tengo una preocupación muy grande acerca de la recuperación de las bolsas. No tiene ningún sentido que los principales índices estén en niveles de antes de la crisis, cuando todavía estamos en plena pandemia. Solamente en Estados Unidos se han perdido casi 40 millones de empleos, sigue el aislamiento y la producción a media marcha.

Muchos analistas dan credibilidad a los datos con base en las nuevas tecnologías. De hecho, las acciones de compañías que más han reaccionado son las tecnológicas, para mí en cambio, el problema es el consumo, la pérdida de empleos y el aislamiento que han generado una disminución del consumo, inclusive tecnológico.

Los bancos centrales y los gobiernos han dado infinidad de alivios a las empresas y de liquidez a la economía. Los niveles de tasa de interés están en mínimos históricos, esto hace que los administradores de portafolio busquen inversiones de más riesgo para lograr algo de rentabilidad. La liquidez en los mercados de capitales es como la droga para el adicto, el problema es que llegará el momento en que ni la liquidez ayude. Es en parte artificial. Muy pocos han analizado el sobrendeudamiento de los países después de esto, o se cambia el paradigma del endeudamiento o hacen fiesta las calificadoras de riesgo.

Es por todo lo anterior que yo veo una gran probabilidad de que esta reacción de las bolsas sea pasajera y que los mercados hagan esa W,  que las monedas vuelvan a devaluarse frente al dólar, y que las acciones caigan a niveles más coherentes con los datos económicos que salen diariamente.

Adicionalmente, a una pandemia que ha generado la crisis económica más grande después de la Segunda Guerra Mundial, E.U. está en un año electoral donde se han radicalizado las posiciones entre republicanos y demócratas, creo que los mercados tienen descontado que Trump va a ser reelecto pero a medida que puedan ver disminuidas sus posibilidades y la agenda demócrata saque  al ruedo temas como aumento de impuestos a las grandes empresas podría generarse un ruido adicional a los mercados.

Esperemos que en el corto plazo bajen lo suficiente los contagios o aparezca una vacuna de manera que las economías vuelvan a funcionar y a producir para que se reactive el empleo, y el consumo vuelva a ser el motor del crecimiento.

@SANTAMARIAURIBE

Publicado: junio 22 de 2020