Análisis de Camilo Rubiano Becerra

La semana que pasó, el DANE dio a conocer los resultados económicos del cuarto trimestre del año 2016 y por ende el resultado total del año. Los resultados fueron preocupantes, teniendo en cuenta las proyecciones del gobierno nacional,  en el marco fiscal de mediano plazo, el ministro Cárdenas proyectó un crecimiento del 3%, pero contrario a eso el país alcanzo raspando un crecimiento del 2% en el PIB. El cuarto trimestre registró un 1.6%, lo que significa el crecimiento más bajo desde 2009. Lo grave de esto es que el gobierno sigue diciéndole a los colombianos que el país va bien, que no existe ningún riesgo y que con la paz todo se puede.

Sin embargo, las cifras dicen todo lo contrario. Analizando el informe del DANE se puede concluir que entre los sectores que tuvieron el mejor desempeño están el financiero con un crecimiento del 5% y la construcción, que tuvo un resultado del 4.1%. Sobre este último cabe señalar, que aunque fue el segundo sector con mejor resultado, esta 4 puntos porcentuales por debajo del promedio de los últimos 10 años y adicionalmente, tuvo un decrecimiento en obras civiles comparado con el año 2015, pasando de 5.7% a 2.5% del 2016.

Lo preocupante, es que los otros sectores tuvieron un lánguido desempeño. Por ejemplo, el agrotuvo un crecimiento del 0,5%, el resultado más bajo desde 2009. Esa autopista de 6 carriles que el Presidente Santos les pintó a los colombianos en su campaña, parece más una vía terciaria, destapada y olvidada. Sus cifras por sub sectores en su mayoría son negativas, la silvicultura, extracción de madera y pesca tuvo un resultado del 0.5%. La producción pecuaria y caza pasó de 2.5% en el 2015 a 0.9% en el 2016 y el café cerró el año con un paupérrimo crecimiento del 0.3% comparado al 15.5% del año 2015.

Pero si por allá llueve, por el sector minero y el de transporte no escampa. Los resultados de estos dos sectores se encuentran en terreno negativo. El primero quedó en -6.5% y el segundo en -0.1%.  El sector minero se encuentra 11 puntos porcentuales por debajo del promedio de los últimos 10 años, en la explotación de minas y canteras quedó en -6.5% y en la explotación de petróleo y gas tuvo su peor resultado llegando a un -11.1%. Por otro lado, la industria tuvo un repunte ocasionado por Reficar. Del 2.95% que creció la industria en el 2016, el aporte de la Refinadora de Cartagena es del 2.54%, lo que significa que la industria manufacturera solo crece un 0.6%.

En conclusión, los resultados hablan por sí solos. La economía del país no va por buen camino y es necesario hacerle una mecánica de profundidad para recuperarla. Lo que tuvo Colombia en el año 2016 no fue un crecimiento económico como han querido mostrarlo el presidente Santos y su ministro de Hacienda Mauricio Cárdenas. La realidad es otra: el país tuvo un decrecimiento económico, que lo ubica como el peor en siete años y es sobre esa base que debemos ir pensando en lo que le conviene a Colombia en el 2018.

@camilorubianobe

Publicado: febrero 27 de 2017