El “currículo” de la exfiscal Zamora, en 30 puntos

El listado de “intrepideces” es extenso, pero Martha Lucía Zamora ha tenido la suerte de ser amiga de un influyente e intrigante grupo de “juristas”, que manejan a su antojo la administración de justicia del país. Por eso nunca ha tenido que responder ante los tribunales.

Conozcámosla por sus hechos:

  En enero de 1998 absolvió a Horacio Serpa en el marco del llamado proceso 8.000. Prevaricó.

  Con su decisión le estaba haciendo la tarea a su entonces jefe, el ex fiscal general Alfonso Gómez Méndez, un amigo público y aliado político del hoy senador Serpa.

  Zamora escribió en su vergonzosa pieza procesal de preclusión que el hecho de que en 1994 Serpa se hubiera aparecido en la isla de San Andrés con $15 narco-millones de pesos en efectivo, para que fueran repartidos entre los simpatizantes del candidato presidencial Ernesto Samper, no constituía delito.

  El texto prevaricador de la señora Zamora dice que: “Ya en el contexto de la integridad de la prueba se puede considerar que ese acto (cometido por Serpa) puede haberlo realizado cualquier otra persona, pues solamente se trató de transportarlo”.

 En cambio, también en el proceso 8.000, Zamora logró hacer condenar al cuestionado Gustavo Álvarez Gardeazábal, quien, no obstante haber probado que un cheque del cartel de Cali que ingresó a su cuenta bancaria fue el producto de una transacción lícita, terminó condenado por la Corte Suprema de Justicia a 78 meses de prisión.

  Zamora también tuvo a su cargo la investigación por el escándalo de corrupción de Dragacol. De su mano dura nadie se salvó, excepto el entonces ministro de Transporte y hoy titular de la cartera de Hacienda, Mauricio Cárdenas, coautor del raponazo al erario por $26.000 millones de pesos. Cárdenas no terminó en prisión por la amistad que su hermana Patricia sostuvo y sostiene con el ex fiscal Gómez Méndez.

Zamora fue igualmente la funcionaria judicial que en 2001 quiso, sospechosamente, atravesarse en la extradición de los narcotraficantes capturados en la Operación Milenio, entre ellos Fabio Ochoa Vásquez.

  Fue tal el desatino de Zamora, que Gómez Méndez no tuvo alternativa distinta que sacarla por la puerta de atrás de la Fiscalía, no sin antes decirle que esperaba que en el caso de la Operación Milenio la hubieran movido solo motivaciones propias del ejercicio de su cargo y no “motivos” personales.

 Poco después de que Gómez Méndez la puso en su sitio, Zamora pasó a la Procuraduría a trabajar con su amigo Edgardo Maya Villazón, el oscuro ex procurador y hoy contralor.

10º Como Maya es hombre agradecido, puso a su amiga Zamora como procuradora delegada ante la Corte Suprema con sueldo equivalente hoy a más de $27 millones de pesos.

11º Tras ocho años en el cargo, Zamora fue despedida (echada) en 2009 por el procurador Alejandro Ordóñez, quien, como es de público conocimiento, es un hombre respetuoso de Dios y enemigo de las malas costumbres. La primera renuncia que aceptó fue la de Zamora.

12º Tras su salida del Ministerio Público, Zamora se fue a trabajar a la Corte Suprema al lado de su alma gemela, el ex magistrado auxiliar Iván Velásquez Gómez, célebre por su manía de emborrachar testigos para que declararan en contra de congresistas.

13º  A principios de 2012, la engreída Viviane Aleyda Morales de Lucio, a la sazón fiscal general de la Nación, puso a Zamora como su mano derecha en el ente investigador.

14º A finales de febrero de ese año, el Consejo de Estado revocó el acto mediante el cual la Corte Suprema eligió a Morales como fiscal general.

15º Entonces, durante casi un mes, Zamora fue fiscal general encargada. El día de su posesión fue sorprendida celebrando su nuevo poder en un restaurante del centro de Bogotá en compañía de su amigo Iván Velásquez.

16º  Cuando el 29 de marzo de 2012 el farc- santista Eduardo Montealegre se posesionó como fiscal general, nombró a Zamora como jefa de los fiscales delegados ante la Corte Suprema.

17º Desde allí, un par de meses después, Zamora encabezó una de las peores canalladas de que se tenga noticia en la historia de la justicia colombiana.

18º El 16 de mayo de 2012, efectivos del CTI detuvieron en Cali al ex diputado Sigifredo López como presunto instigador –en abril de 2002– del secuestro por parte de la guerrilla de las Farc de 11 de sus compañeros en la Asamblea de Valle del Cauca.

19º  Infinidad de testigos han dado cuenta de que Zamora era la que mandaba en el equipo de fiscales e investigadores que pusieron tras las rejas a López. Hoy en día Zamora niega su participación en esa monstruosa decisión contra López y descarga responsabilidades en un pobre fiscal de Cali al que pusieron a firmar las providencias.

20º  Después de tres meses de detención, Sigifredo López fue dejado en libertad. Tiempo después Montealegre organizó un acto para ofrecerle excusas públicas por la injusticia cometida en su contra.

21º  A Zamora le fue asignado el proceso por la muerte, en 2010, del joven estudiante de la Universidad de Los Andes, Luis Andrés Colmenares.

22º Su actuación en ese expediente fue un fiasco porque se demostró que recurrió a falsos testigos para tratar, sin suerte, que tres compañeros de clase de Colmenares fueran condenados.

23º  Cansado de los desafueros e impertinencias de Zamora, Montealegre optó por mandarle a decir que no quería contar más con sus servicios y que por favor le presentara la renuncia.

24º Botada del llamado “búnker” de la Fiscalía, Zamora se fue a trabajar con otro compadre suyo, el ex guerrillero Gustavo Petro, quien la nombró Secretaria General de la Alcaldía de Bogotá.

25º Durante el tiempo que duró en el cargo, Zamora no hizo cosa distinta a lo que se conoce en Colombia como “mamertiar” y lagartearles a Petro y a su esposa Verónica Alcocer.

26º Como jefe de prensa de la Secretaría General de la Alcaldía de Bogotá, Zamora nombró al reportero Miller Rubio, quien el año pasado fue arrestado por unos días por presuntamente pertenecer a la organización del esmeraldero Pedro Nel Rincón, alias “Pedro Orejas”.

27º  En agosto de 2015, el Canal Caracol reveló que un hermano de la ex fiscal Zamora, Daniel Germán Zamora, figuraba como inversionista, con US$ 9 millones de dólares, en la captadora ilegal de dinero Forex.

28º La beneficiaria de esa fortuna era Martha Lucía Zamora, quien después diría que fue víctima de un montaje orquestado por un ex periodista del Canal Caracol.

29º  En julio de 2016, Zamora anunció que se iba para Guatemala, como investigadora en la Comisión Internacional contra la Impunidad de Guatemala (Cicig) de Naciones Unidas. Trabajaría al lado del inefable Iván Velásquez.

30º El nombre de Zamora suena con fuerza para ser una de las magistradas de la Jurisdicción Especial para la Paz, o el Tribunal que se inventaron Juan Manuel Santos y las Farc para perseguir (empapelar, dicen que dice ella)  a todo lo que huela a uribismo.

@IrreverentesCol

Publicado: junio 20 de 2017