Una de las más importantes revelaciones de la investigación Lava Jato en Brasil, cuando se descubrió el entramado de corrupción que tumbó a Dilma Rousseff y que puso tras las rejas al expresidente Luis Ignacio Lula Da Silva, fue la de evidenciar cómo las empresas involucradas en la red de corrupción –entre ellas Odebrecht-, se repartían los contratos milimétricamente para no despertar sospechas.

En el caso de las cuestionadas exministras de Santos, Cecilia Álvarez y Gina Parody, recientemente archivado en la fiscalía, hay un episodio que no ha sido investigado a fondo y que tiene que ver con un multimillonario contrato que le fue adjudicado a la empresa peruana Graña y Montero, compañía señalada de ser una suerte de firma en la sombra de Odebrecht. De acuerdo con información recabada por este portal, Odebrecht tenía la costumbre de tramitar a través de Graña y Montero aquellos contratos en los que por una u otra razón no le conviene figurar.

El 27 de junio de 2016, con Gina Parody como ministra, el denominado “Patrimonio Autónomo del Fondo de Infraestructura Educativa” del ministerio de Educación Nacional, suscribió un monumental contrato marco con Graña y Montero por un valor de $405 mil millones de pesos para “la elaboración de los diseños y estudios técnicos así como la ejecución de las obras mediante las cuales se desarrollen los proyectos de infraestructura educativa requeridos por el PA FFIE [Patrimonio Autónomo  de Fondo de Infraestructura Educativa]”.

Cuando estalló el escándalo de Odebrecht en Perú, Graña y Montero estuvo en el ojo del huracán, pues quedó en evidencia la asociación existente entre ambas empresas. De hecho, el gobierno peruano le revocó a Graña y Montero una concesión gasífera, hecho que obligó a los directivos de la compañía a vender activos por más de $300 millones de dólares.

El desplome de Odebrecht, tuvo un efecto directo sobre Graña y Montero, cuyas utilidades registraron una caída del 89% en el año 2016.

Seis meses antes de que Graña y Montero  se quedara con el contrato de los $405 mil millones de pesos que le fue adjudicado por la cartera al mando de Gina Parody, el cuestionado presidente de Odebrecht en Colombia, Eleuberto Martorelli estuvo un día entero en las instalaciones del ministerio de Educación Nacional.

En efecto, LOS IRREVERENTES pudieron confirmar que el 1 de diciembre de 2015, el señor Eleuberto Antonio Martorelli ingresó a las instalaciones del ministerio a las 10.45 de la mañana y estuvo allí hasta que se registró su salida a las 5.18 de la tarde.

Un interrogante obvio: ¿Qué tiene que hacer el presidente de una empresa que construye carreteras durante todo un día en el ministerio de Educación? ¿La entonces ministra Gina Parody gestionó esa visita de Eleuberto Martorelli?

Así las cosas, la línea de tiempo no deja mayor espacio para las dudas sobre el estrecho vínculo existente entre las exministras de Santos y Odebrecht y sus empresas aliadas en la corrupción.

En marzo de 2014, el gobierno, con el concurso directo y decidido de la entonces ministra de Transporte Cecilia Álvarez –pareja permanente de Gina Parody-, aprobó una adición por más de $900 mil millones de pesos para que Odebrecht construyera la carretera entre Ocaña y Gamarra, obra con la que se favorecía directamente un puerto de propiedad de la familia Parody.

Dos años después de ello, en junio de 2016, bajo la administración de Gina Parody, el ministerio de Educación firmó un contrato de casi medio billón de pesos con una empresa calanchín de Odebrecht –Graña y Montero-, luego de que Eleuberto Martorelli, el mismo que confesó haber entregado millonarios recursos a las campañas presidenciales de Juan Manuel Santos, estuviera un día completo en las instalaciones del ministerio de Educación.

En ese orden de ideas, sería interesante que la fiscalía general de la nación, investigara un poco el contrato concedido a Graña y Montero, particularmente para efectos de determinar si es cierta la versión que sostiene que los principales promotores de esa empresa en Colombia son los cuestionados Federico Gaviria y Eduardo Zambrano, privados de la libertad por su participación en el entramado de corrupción de Odebrecht.

Lo cierto es que para muchos, el archivo de la investigación contra Parody y Álvarez en la fiscalía, dejó perplejo a más de uno, pues son muchas las evidencias que confirman que esas exfuncionarias tuvieron una relación muy estrecha con Odebrecht.

@IrreverentesCol

Publicado: junio 28 de 2018