El superintendente de Industria y Comercio, Pablo Felipe Robledo, conocido de autos por su estilo burdo y atrabiliario, perseguidor de empresarios e industriales que no le marchan al gobierno de Santos, ahora prepara un montaje para perjudicar al candidato uribista, Iván Duque.

Hace 4 años, cuando el Centro Democrático estaba ganando las elecciones, a través del oscuro almirante Echandía, jefe de la policía política de Santos, se urdió y entró en marcha el montaje del denominado hacker, con el que se le hizo un daño tremendo a la candidatura presidencial y se abrió paso para la victoria de Santos en la segunda vuelta.

Este año, cuando Duque encabeza todas las encuestas, el delegado para el montaje no fue Echandía a quien Santos premió nombrándolo como cónsul de Colombia en Washington, sino el siniestro Pablo Felipe Robledo del Castillo.

Todo comenzó con el insospechado anuncio de la intervención de una aplicación de internet denominada Pig. Ahí, Robledo dio la primera puntada al decir, sin mayor sustento, que esa plataforma electrónica, estaba vinculada con Cambridge Analytica.

En el anuncio de Robledo, se dejó entrever que Pig estaba interfiriendo en la campaña política. Los voceros de esa empresa, aseguraron que su mercado no tiene relación ninguna con los procesos electorales y que su negocio es totalmente diferente.

Pero lo cierto es que el superintendente Robledo está haciendo un mandado, razón por la que tiene todo preparado para afectar la candidatura uribista pocos días antes de la primera vuelta, prevista para el 27 de mayo.

Hace unos días, el presidente Uribe le salió al corte al asunto y reveló lo que el superintendente está cocinando. A pesar de la advertencia, el funcionario de la entraña santista continúa con la farsa y no es de extrañar que de manera ilegal, tome nuevas determinaciones en los próximos días para hacerle daño a la aspiración del doctor Iván Duque.

Robledo es un hombre con experiencia en la guerra sucia. Empezó su carrera de la mano del hoy contratista Ramiro Bejarano, cuando éste era director del DAS en los tiempos del proceso 8000 y del magnicidio del dirigente conservador, Álvaro Gómez Hurtado.

Luego, trabajó mancomunadamente con el corrupto Jorge Fernando Perdomo Torres, célebre por haber hecho toda suerte de triquiñuelas en la fiscalía general de la nación. Después, como superintendente, contrató los servicios profesionales del oscuro exfiscal Juan Vicente Valbuena quien salió de la fiscalía en medio de muchos cuestionamientos.

El país, pero particularmente el Centro Democrático están en el deber de denunciar e impedir la maniobra corrupta que está llevando a cabo el superintendente Robledo, cuyo propósito es el de afectar de manera ilegal la victoria de Iván Duque.

Este portal pudo confirmar que Robledo le ha anticipado a sus amigos que piensa asociar el nombre del doctor Duque con la marca Pig –que traducido al español significa marrano- con la caricaturización del nombre del candidato que ha hecho el dibujante, alias Matador.

En diálogo con LOS IRREVERENTES, el legendario senador uribista reelecto, José Obdulio Gaviria, aseveró en tono enérgico que “Santos y el superintendente Robledo: por favor sigan atacando al candidato Iván Duque porque entre más sucio sea el montaje, más rápido será su crecimiento en las encuestas. Que nadie tenga duda alguna sobre la transparencia y honestidad de Duque, él sí un hombre impoluto”.

Urge entonces que la fiscalía y la procuraduría estén atentos de los movimientos del superintendente Pablo Felipe Robledo. Ese funcionario, que se constituyó en un policía político, no puede ahora interferir abusiva e ilegalmente en las elecciones presidenciales como en efecto está intentando hacerlo.

@IrreverentesCol

Publicado: abril 9 de 2018