Es evidente que sectores ideológicos, algunos inmersos en distintos delitos, se trazaron el objetivo de defenestrar al fiscal general de la nación. El complot empezó a ejecutarse con ocasión del malhadado debate en el senado de la República, donde las mentiras e infundios de los senadores de extrema izquierda, Jorge Enrique Robledo y Gustavo Petro fueron desvirtuadas por el propio Néstor Humberto Martínez. 

Pero la izquierda no se rindió. Comenzando el año, el noticiero NoticiasUno, del activista político Daniel Alfonso Coronel Castañeda publicó una noticia falsa, dando a entender que la muerte de Rafael Merchán -quien se suicidó con cianuro- tenía algo que ver con el caso Odebrecht. Ante semejante fantasía, la fiscalía se vio obligada a revelar los videos en los que Merchán aparecía con el cianuro en sus manos, minutos antes de morir.  

Luego vino la desgraciada marcha de forajidos en contra de la fiscalía, acto violento que tuvo lugar la semana pasada y en el que participó un grupo marginal de enardecidos antisociales, debidamente adoctrinados por Petro, las Farc y otros exintegrantes de estructuras terroristas. 

En dicha marcha se vio cómo los desadaptados que enarbolaban la bandera del M-19 simultáneamente quemaban la de la fiscalía, bandera que simboliza la institucionalidad y, por qué no, la majestad de la justicia colombiana. 

Hay que decir que la marcha que fue organizada por la extrema izquierda fue un momento de desorden, alboroto e irracionalidad. No se trató, ni mucho menos, de una protesta legítima de ciudadanos libres, sino una barahúnda de la que hicieron parte sujetos peligrosos como el terrorista, alias Marcos Calarcá, la delincuente internacional y extraditable Tanja Nijmeijer y políticos con evidente cercanía a las Farc, como Iván Cepeda y Alirio Uribe Muñoz. 

Gustavo Petro, quien está siendo objeto de una investigación penal como consecuencia del video en el que aparece recibiendo gruesos fajos de dinero en efectivo, fue uno de los más entusiastas participantes de la agresiva manifestación contra el fiscal Martínez Neira. 

Daniel Coronel es desmentido

A través de su columna en la revista Semana, Coronel aseveró que el fiscal Néstor Humberto Martínez ocultó un aparte de la grabación realizada por la DEA al compinche de Gustavo Moreno, Leonardo Pinilla en el que él era mencionado. Aquella columna fue presentada como una suerte de prueba reina contra el fiscal general quien supuestamente había manipulado información que lo pudiera involucrar con el denominado cartel de la toga.

Comunicado del fiscal Néstor Humberto Martínez

Más se demoró Coronel en sacar ese artículo que el fiscal en desmentirlo. A través de un comunicado, Néstor Humberto Martínez Neira anunció que “pediré públicamente al señor Daniel Coronell, colaborador de la revista Semana, rectificación absoluta de sus artículos publicados en las ediciones del 15 de diciembre de 2018 y 12 de enero de 2019, en los que se me atribuye haber omitido el envío a la Corte Suprema de Justicia de unas transcripciones de grabaciones obtenidas por la DEA… Así mismo, haré pública la carta que dirigí a la corte suprema y el fragmento adjunto a ella, en el que se transcribe el aparte en el que se menciona mi nombre, por lo que no deja de ser sórdido sugerir la existencia de una omisión dolosa”.

Las palabras de Martínez, ratificadas en un video que no deja espacio para las dudas, ponen en evidencia la falsedad publicada por Daniel Coronel quien con Gustavo Petro, los terroristas de las Farc, el corrupto Armando Benedetti y el prófugo Carlos Mattos, está obsesionado con de tumbar al fiscal general de Colombia.

Néstor Humberto Martínez

@IrreverentesCol

Publicado: enero 13 de 2019