“No conozco la fórmula del éxito, pero la fórmula del fracaso es querer contentar a todo el mundo.” Woody Allen

No son buenas las noticias recientes:

La JEP, esa caja de Pandora concede amnistía a una terrorista que puso un carro bomba en la Escuela Superior de Guerra considerando que atacar una universidad donde se preparan oficiales del ejército desarmados y civiles, es un acto legítimo. Vea usted, como hay uniformados en este lugar se legitima un acto terrorista, comparémoslo entonces con otros lugares que normalmente frecuenta el personal uniformado, cafeterías, clubes sociales, restaurantes, hoteles, supermercados, su propia residencia, o la de un amigo a quien visite, por ejemplo, como hay allí personal uniformado, poner un carro bomba es legítimo, mate o hiera a quien sea. Y si el afectado es el militar, como el ataque fue legítimo, este no es víctima.

Este esperpento jurídico, creado por las Farc para su impunidad, y para que juzgue a su criterio a quienes esta les dicte y como se los dicte, no debería existir. El plebiscito dijo NO y este dictamen, a juicio de mi limitado conocimiento de los alcances jurídicos, pero no carente de sentido común, prima sobre una simple resolución votada en el congreso por una mayoría diabética por el alto consumo de mermelada. Debe haber posibilidad de desbaratar esta norma espuria.

Pasa igual con los cultivos de coca, los satélites mostraron que los cultivos siguen creciendo y la producción por hectárea mejorando, tenemos un 8% más de coca, pese a que la erradicación manual convenida con las Farc llegó a ochenta mil hectáreas, no solo se resembraron parte de estas, se siguió talando selva para aumentar el área de cultivos.

Los cultivos ilícitos de coca y marihuana crecen exponencialmente y son la causa principal de la violencia. Mientras persistan, no habrá posibilidad de paz. Este es el principal problema de orden público. ¿No hay como superar la absurda “legislación” que se arrogan nueve miembros de un corte, de incierta conducta, que condenó “en aras de la paz”, y más allá de sus atribuciones, la fumigación aérea y el uso de glifosato?

Fueron rábulas, porque juristas no son, los que lograron que el mamarracho del acuerdo con las Farc se incorporara a la Constitución a pesar de haber sido rechazados por el plebiscito, deberá haber tinterillos por el estilo, que sean capaces de desbaratar el entuerto.

El Rincón de Dios

“No es la vida la que separa la gente, es la maldad, la hipocresía, la traición, el egoísmo y la falta de respeto”

@rafuribe

Publicado: marzo 13 de 2020