La Convención del Centro Democrático, realizada el pasado 6 de mayo, ha sido la ocasión para reafirmar la oportunidad de tener como eje central, una Colombia viable.

La situación que actualmente vivimos los colombianos en todos los ámbitos, social, económico, jurídico, internacional, es en general de inestabilidad, debilidad y particularmente en el social y el económico en franco retroceso.

El espejo que tenemos en Venezuela, debemos monitorearlo y repasarlo desde sus antecedentes para anticiparnos y evitar en nuestro país, las situaciones que llevaron a las intensas e inhumanas realidades que hoy viven en su país, los venezolanos.

¿ Por qué dos países pujantes y prósperos van avanzando en errada e incierta dirección ? A mi modo de ver, porque sus gobernantes perdieron respeto por la voz y los derechos ciudadanos, así como por el orden institucional.

Estamos entonces frente a desafíos bastantes complejos. Sin embargo el balance de la Convención del Centro Democrático, es alentador y positivo, pues abre las posibilidades de la conciencia de un partido en el enorme compromiso que se adquiere para lograr con un trabajo constante y persistente, y recuperar la esperanza de los colombianos.

Sobre todo, el hecho de abrirse a la realidad de las regiones, y recoger su sentir, apalanca las posibilidades como partido, y más, las de tantos ciudadanos que tienen qué proponer y qué opinar sobre su entorno real, su familia, su negocio, sus oportunidades y sus desafíos, y han sido francamente olvidados.

El Centro Democrático está volviendo a nacer, ha identificado en María del Rosario Guerra, Iván Duque, Carlos Holmes Trujillo, Rafael Nieto y Paloma Valencia, excelentes y comprometidos candidatos. Como partido también, se estará dando la bienvenida para sumarse a este excelente abanico a Oscar Iván Zuluaga y a Luis Alfredo Ramos, quienes como es conocido, actualmente están dedicados a solucionar su situación personal, frente a la más absoluta e inquina persecución.

En general, las propuestas de todos los candidatos oradores, han sido atrayentes, en su mayoría ampliamente reflexionadas, con la lógica de llegado el momento, poder ser cumplidas. Las propuestas de todos, alentaron al auditorio que en varios momentos se emocionó y expresó su afinidad, coincidencia de pensamiento y respaldo a los criterios, consideraciones y soluciones, frente a un objetivo claro: recuperar el rumbo de Colombia y hacerla un país viable.

Los candidatos presentaron sus propuestas con madera, preparación y capacidad. Nos permitieron comprobar que desde el Centro Democrático, hay con quien ganar la Presidencia de la República y sobre todo, la certeza de gobernar para los colombianos y no para el gobierno. Que recobrar el orden y la legitimidad democrática, se puede hacer hoy, como en el 2002, desde su liderazgo. Que es posible y viable presentar y aprobar ante los colombianos el programa necesario para construir los nuevos cimientos del país.

Es importante recuperar el sentido de unión. El valor del trabajo en equipo, con metas definidas y el valor del ciudadano de a pie. Los desafíos de Colombia, son enormes y la única formar de hacerla viable es a partir de las alianzas.

En otras palabras, los grandes retos se afrontan en conjunto, con equipos empoderados. Y, en la Convención, pudimos confirmar con claridad, la urgencia de conformar, el camino de unidad que permitirá hacer la Colombia viable.

Le han entregado la institucionalidad y el manejo de la tierra a quienes armados pretendieron someter al país. A quienes mantienen su tono belicoso, señalando y retando, como siempre, a quienes asombrados, rechazamos el dominio al que aspiran, soportados en un esquema político y judicial hecho a su medida, que rompe la institucionalidad.

En consecuencia, llegó el momento de convocar a todos quienes quieran construir esta nueva Colombia. Conformar una gran coalición democrática, abierta a la participación ciudadana y al liderazgo de las diferentes regiones del país, que apoyada en las oportunidades que otorga la tecnología, se extienda en todo el territorio nacional.

La política es un tapiz que se teje todos los días, y quien haga parte del Centro Democrático debe practicarlo. Construir a partir del dialogo político permanente con la Colombia profunda, el sistema de participación, con todos los ciudadanos que soñamos con una Colombia viable y con bienestar para todos.

@ForerohElvira

Publicado: mayo 15 de 2017