Por falta de criterio y de carácter, las directivas del Centro Democrático -apoyadas por el corrupto congresista del CD, Edward Rodríguez- terminaron entregando en bandeja de plata la alcaldía de Bogotá.

Todas las encuestas confirman que Claudia Nayibe López -la más agresiva e incisiva enemiga del presidente Uribe- ganará las elecciones para la alcaldía de la capital colombiana. El margen es impresionante. 

De acuerdo con el sondeo realizado por la firma del exregistrador Carlos Ariel Sánchez, el 35.14% votará por Nayibe López. La candidata del Centro Democrático, Ángela Garzón apenas obtiene el 4.8% -por debajo del margen de error que es del 5%-.

El candidato continuista de Peñalosa, el exsecretario de gobierno Miguel Uribe, aparece en el fondo de la encuesta con el 3.04%.

Lo cierto es que la puja por Bogotá es fundamental. Desde hace más de 15 años, Claudia Nayibe López está concentrada en encarcelar al presidente Uribe. Es, de lejos, la peor enemiga que tiene el exmandatario. Fue ella una de las inventoras de la denominada parapolítica, a través de la promoción de teorías endebles como la de la “atipicidad” electoral.

Según López, cuando un candidato aumentaba su caudal electoral, aquello se debía a la presión de estructuras paramilitares. La tesis, vaga y supremamente controvertible, le fue aplicada a todos los enemigos de la izquierda. Muchos de los condenados por parapolítica, jamás tuvieron relación alguna con grupos pertenecientes a las AUC. Pero terminaron en prisión gracias a las hipótesis fantasiosas y muy poco rigurosas de Claudia López. 

El Centro Democrático tenía en Samuel Hoyos el candidato ideal para enfrentar y ganarle a Claudia López. Pero a través de un procedimiento muy cuestionable y posiblemente amañado de encuestas -proceso en el que el congresista Edward Rodríguez metió sus sucias manos-, Ángela Garzón terminó siendo la nominada. 

Garzón tiene muchas dificultades. La primera de ellas: la base uribista la ve con desconfianza por sus múltiples malabares políticos. Fue liberal oficialista, fue santista enfermiza y ahora intenta hacerle creer a los electores que es una aquilatada uribista. Detrás de su candidatura está el congresista Rodríguez Rodríguez, célebre por exigir parte de los salarios de sus asesores y por haber falsificado unas facturas para efectos de apropiarse de unos dineros de la campaña del Centro Democrático en 2014. Un verdadero hampón. 

Otro problema que acompaña la candidatura de Ángela Garzón es su vínculo con el caso de Odebrecht. Ella, cuando fungía como militante del partido Liberal, fue la encargada de la gerencia de esa colectividad para la campaña política de 2014. Su coequipero fue el delincuente Esteban Moreno. 

A través de esa gerencia, se infiltraron miles de millones de pesos de Odebrecht para la campaña reeleccionista de Juan Manuel Santos. 

La señora Garzón, utilizando un estilo similar al de su padre, sibilino y escurridizo, ha evitado dar respuestas concretas a los cuestionamientos. 

Lo cierto es que el Centro Democrático no tiene posibilidad alguna en la campaña por Bogotá. La candidatura de Claudia Nayibe López es cada vez más sólida y con el paso de los días, los electores que ven con desconfianza a López, empezarán a sumarse a la candidatura de otro enemigo feroz del uribismo, Carlos Fernando Galán, quien poco a poco ha empezado a capitalizar el voto útil. 

Hoy, Galán figura con una intención de voto de 9.18%. Ese porcentaje crecerá cuando a su campaña empiecen a sumarse aquellos que ven en él la alternativa viable para atajar a Claudia López.

Los partidos políticos se mueven por su vocación de poder. Cuando las colectividades abandonan su norte, por satisfacer intereses particulares, éstos pierden su naturaleza. El presidente Uribe ha tenido que dar una pelea muy dura para consolidar al Centro Democrático. Por eso, resulta inadmisible que unos enanos morales e intelectuales -como los directivos de esa colectividad- hayan entregado a la capital colombiana de la forma como lo hicieron. 

Después de las elecciones de octubre, esas personas deben salir de una vez y para siempre del partido del presidente Uribe. 

@IrreverentesCol

Publicado: julio 9 de 2019