A pocas horas de que culmine el proceso de selección del candidato a la alcaldía de Bogotá por el Centro Democrático, se ha consolidado un respaldo casi unánime a la aspiración de Samuel Hoyos, un importante líder uribista que ha demostrado durante la fase preelectoral ser, de lejos la persona que más conoce la problemática de la capital, hecho que le permite plantear las propuestas más sensatas y necesarias para la ciudad. 

Los planteamientos de Hoyos en materia de movilidad, salud, educación, medio ambiente, son las que se necesita implementar en Bogotá. Ha dicho en estas semanas que el transporte público es el mayor generador de la contaminación en la ciudad y por ello ha planteado el ingreso de buses eléctricos.

Ante el grave problema de seguridad que se padece en Bogotá, Hoyos ha dicho que será el primer policía de la ciudad cuando sea elegido como alcalde mayor. Más allá del anuncio, propuso la creación de una policía cívica integrada por reservistas, con lo que se va a ver mitigado el déficit que en materia de seguridad se viene acumulando desde hace bastantes años. 

El uribismo tiene todo para ganar las elecciones en la capital, con un candidato de las calidades de Samuel Hoyos. Es un hombre joven, pero con una importante experiencia política. Desde antes de su elección en la cámara de representantes en 2014, viene recorriendo permanentemente todos los barrios de la ciudad, ejercicio que le ha permitido conocer de primera mano las necesidades de la gente. 

Hoyos recorriendo los barrios bogotanos

En el congreso, lideró importantes debates e impulsó iniciativas fundamentales para la capital, lo que lo catapultó al interior del uribismo al punto de ser el aspirante que más respaldos tiene dentro de la bancada del Centro Democrático en el Congreso.

Sobre Bogotá se cierne la amenaza de la izquierda radical encarnada en la agresiva Claudia Nayibe López y el exterrorista del M-19 Antonio Navarro Wolf. La ciudad no puede volver por ese camino de desgobierno y corrupción por el que la introdujeron Lucho Garzón, Samuel Moreno y Gustavo Petro.

Hace pocos días, Moreno recibió una segunda condena de 39 años de cárcel por el saqueo a Bogotá. Igualmente, el juez que impuso la sentencia, ordenó que Luis Eduardo Garzón sea investigado por hechos de corrupción. 

El legado de la izquierda es nefasto. La de Gustavo Petro fue una pesadilla que los bogotanos no quieren repetir. Resulta alarmante el brutal detrimento patrimonial que, según la contraloría, se vivió en la ciudad durante los accidentados 4 años de administración petrista.

Con Hoyos, el uribismo, pero sobre todo los capitalinos, tendrán un candidato de lujo que tienes las condiciones intelectuales y políticas para ser un gran alcalde mayor. 

@IrreverentesCol

Publicado: febrero 22 de 2019