No son pocos los escándalos que rodean al candidato a la alcaldía de Cali, Jorge Iván Ospina, hijo del jefe terrorista Iván Marino Ospina, sujeto que ejerció de enlace entre el M-19 y el cartel de Medellín.

Ospina, que aspira a ser elegido nuevamente como alcalde Cali en las elecciones del próximo 27 de octubre, fue llamado a imputación de cargos por un contrato de cerca de $500 millones de pesos. 

Conocida la noticia, decretó una ridícula huelga de hambre que duró unas pocas horas, creyendo que con eso lograría reversar la decisión que la justicia adoptó en su contra. 

La candidatura de Ospina es sustentada por el controvertido senador santista, Roy Leonardo Barreras quien se ha constituido en el principal interesado en la victoria de ese sujeto. En los círculos políticos de Cali, se asegura que, de imponerse en las urnas, Ospina le entregará buena parte de la burocracia y del presupuesto de la capital vallecaucana al desaforado Barreras. 

Otro de los apoyos de Ospina viene desde el arzobispado de su ciudad. Monseñor Darío de Jesús Monsalve, sujeto que invierte más tiempo haciendo política que guiando a las almas, de manera descarada y totalmente reprochable, valiéndose de su posición ,se ha dedicado a hacer proselitismo a favor del candidato de la izquierda.  

A lo largo de los últimos años, monseñor Monsalve se ha dedicado a abogar por los derechos de los terroristas de las Farc, decisión que ha sido supremamente cuestionada, pues se espera que los jerarcas de la Iglesia sean voceros de las víctimas y no de los victimarios. 

Monseñor Monsalve con el comunista Iván Cepeda

Pero lo cierto es que a Monsalve lo tienen sin cuidado las críticas y, en vez de mantenerse al margen de asuntos terrenales como las confrontaciones preelectorales, él insiste en introducirse al lodo del proselitismo, a favor del candidato la alcaldía de Cali, Jorge Iván Ospina, un sujeto de evidente militancia en la extrema izquierda.

Como si aquello no fuera suficiente, la banda terrorista de las Farc, a través de uno de sus congresistas, Luis Alberto Albán, alias Marcos Calarcá, anunció su respaldo a Ospina. 

Circula en las redes sociales un video del genocida Calarcá, considerado como narcotraficante por el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, en el que él asevera que “nosotros estamos trabajando un apoyo crítico a ese candidato, a Jorge Iván Ospina…”. 

Más claro no canta un gallo: Ospina es el candidato de la corrupción representada por Roy Barreras, del extremismo del que monseñor Monsalve es su mejor exponente y del terrorismo de las Farc. 

Triste que Cali, la tercera ciudad más importante de Colombia, esté a punto de quedar en manos de una persona como Ospina, cuyos compromisos con la corrupción y el terrorismo son francamente alarmantes. 

@IrreverentesCol

Publicado: octubre 22 de 2019