Una de las asignaturas pendientes del gobierno del presidente Iván Duque es la de procurar los cambios en la cúpula de las Fuerzas Militares y de Policía. De acuerdo con expertos en la materia, el relevo se dará a finales de año, cuando pasen al retiro los actuales comandantes y el director de la Policía Nacional, el general Jorge Hernando Nieto Rojas, quien está al frente de esa institución desde febrero de 2016.

Han pasado más de 2 años y medio desde el nombramiento del general Nieto y como es evidente, se ha presentado un estancamiento en la línea de mando, con lo que los sectores que ejercen poder en la Policía han empezado a forcejear por imponer al nuevo director.

El general retirado, Óscar Naranjo Trujillo aún tiene mucha influencia en la Policía Nacional y ha movido sus influencias para lograr que un oficial de su entera confianza sea designado como nuevo director general. Se trata del general Jorge Luis Vargas Valencia, quien actualmente se desempeña como director de Investigación Criminal –DIJIN- e Interpol Colombia.

LA DIJIN tiene asignado un presupuesto multimillonario para gastos reservados. Se trata de una cifra que se acerca a los $60 mil millones de pesos que se manejan con total discrecionalidad por parte del director de esa dependencia, el general Vargas Valencia.

Un elemento que llama la atención es que desde hace muchos años, la esposa del general Vargas, la abogada Claudia Cristina Serrano Evers, se desempeña como funcionaria de la contraloría general de la República, entidad que tiene la competencia de velar por el adecuado manejo de los recursos públicos.

Esa abogada, además, es hija del general Rosso José Serrano quien ha sido desde siempre el padrino del general Naranjo y los oficiales de su cuerda, entre ellos, por supuesto, el aspirante a director de la Policía, general Jorge Luis Vargas Valencia.

Un alto oficial de la policía que por obvias razones ha pedido reserva de su nombre, le confirmó a LOS IRREVERENTES que en esa institución hay molestia en muchos sectores por la forma como se han manejado los dineros de los gastos reservados asignados a la DIJIN y el “blindaje” con que cuenta el general Vargas gracias, entre otras cosas, por la presencia de su esposa en la contraloría general de la República.

Ha trascendido que el general Vargas, así mismo, ha intentado ejercer presión para que se produzca su designación como director, en reemplazo del general Nieto Rojas, cuyo paso al retiro será inminente en las próximas semanas.

Aquellos oficiales que no están de acuerdo con que el general y exvicepresidente de Santos, Óscar Naranjo ponga al nuevo director de la Policía, aseguran que el gobierno nacional hasta el momento se ha mantenido firme en su decisión de promover a otro general distinto a Vargas Valencia. Sin embargo, el alto oficial se ha dado a la tarea de buscar respaldos en agencias internacionales para que éstas patinen su nombre en la Casa de Nariño. Un alto funcionario del Gobierno aseveró que el presidente Duque no ha permitido que nadie se acerque con el propósito de promover nombres de cara al relevo en la cúpula, el cual debe producirse en el mes de diciembre.

En momentos en los que el Estado está dándole un nuevo enfoque a la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado, se enviaría un mal mensaje designando a un director de la Policía apadrinado por Naranjo, pues aquello significaría que durante los próximos años esa institución continuaría en manos de personas infinitamente cercanas al gobierno anterior.

@IrreverentesCol