El interrogatorio que el abogado Jaime Lombana le hizo al delincuente Juan Guillermo Monsalve y que fue revelado por la periodista Vicky Dávila, confirma la naturaleza criminal y mentirosa del falso testigo al servicio de la causa de Iván Cepeda –‘Don Iván’-.

Resulta espeluznante que la justicia colombiana le haya otorgado credibilidad a un sujeto que evidentemente miente y al que se le nota a leguas estar fletado por el oscuro ‘Don Iván’, quien se ha encargado de llenar sus alforjas, además de otros beneficios penitenciarios, por no hablar de las propiedades que misteriosamente han aparecido a nombre de la concubina y la mamá de ese criminal, las cuales -como es el caso de la finca en la zona cafetera- fueron traspasadas y escrituradas en momentos en los que él -Monsalve- mentía contra el presidente Uribe. 

Las contradicciones de ese falso testigo son turbadoras. Ante la corte suprema, con ocasión del cariñoso interrogatorio que le practicó en la clandestinidad la hoy funcionaria de la JEP Sandra Yepes -a la sazón subalterna de Barceló- aseveró cosas delicadísimas y ahora, ante el consejo de la judicatura, incurrió en evidentes contradicciones. 

El testimonio de alguien que funge como testigo en una causa, debe ser redondo y coherente. Es posible que haya discrepancias menores, por cuenta del paso de los años, pero en lo fundamental -como no ocurre en el caso del subalterno de ‘Don Iván’- debe haber sindéresis en el decir de quien brinda su versión ante la justicia. 

Es cada vez más claro que el bandido Juan Guillermo Monsalve es un mercenario que vendió al mejor postor su testimonio. Al fin y al cabo, ese delincuente no tenía mucho que perder. Condenado a más de 40 años de cárcel, cualquier promesa de beneficios penitenciarios -como las que le hizo ‘Don Iván’, quien lo tiene viviendo en una cómoda casa fiscal con acceso a licor, música y meretrices-, resulta altamente tentadora. 

Y hay que decirlo: ‘Don Iván’ le ha cumplido. Además del dinero -debidamente presentado como una ‘ayuda humanitaria’-y los inmuebles, su concubina -con quien engendró un hijo en una visita conyugal en la cárcel La Picota- hoy vive cómodamente en el Canadá, país donde está en trámite una solicitud de asilo, debidamente patinada por Cepeda. ¿Ahora que se ha conocido el entramado criminal de Monsalve, donde Deyanira ha sido su cómplice, el gobierno canadiense seguirá adelante con ese proceso de asilo? 

Lea en LOS IRREVERENTES

En el canal digital de la ‘Revista Semana’, se publicó una pieza muy importante: el reciente interrogatorio al que el abogado Lombana sometió a Monsalve. Ahí, quedan de presente las mentiras de ese asesino, con lo que toma fuerza, una vez más, la hipótesis de que aquel no es otra cosa que un falso testigo que fue sobornado para que repitiera un libreto contra el expresidente Álvaro Uribe Vélez. 

Estas son algunas de las grandes discordancias entre los testimonios de Monsalve. Es la misma persona, en el mismo proceso, ante dos jurisdicciones distintas, dando versiones totalmente opuestas. 

Estas son las mentiras que la periodista Vicky Dávila pudo identificar. 

Lombana abogado de Santiago Uribe

En la diligencia en el caso del presidente Uribe, el falso testigo Juan Guillermo Monsalve le aseguró a la magistrada Sandra Yepes que Jaime Lombana era el abogado de Santiago Uribe, el hermano del expresidente de la República. En febrero de 2018, el delincuente dijo: “Lombana, el abogado de Santiago”. En esa respuesta, la magistrada Yepes es quien le sopla e Monsalve el nombre del jurista. 

Al ser confrontado en la diligencia ante la judicatura, el falso testigo al servicio de Iván Cepeda se limitó a secarse el sudor, a evadir la situación entre tartamudeos: “Me equivoqué, tal vez”, fue lo único que se limitó a decir. 

Lombana y Cadena entraron juntos a La Picota

Según Monsalve, el día en que supuestamente fue presionado para que declarara que Iván Cepeda le estaba ofreciendo beneficios para que mintiera contra el presidente Uribe, Diego Cadena y Jaime Lombana ingresaron al mismo tiempo a la cárcel La Picota. 

En el careo, el abogado Lombana puso de presente que él ingresó más de media hora más tarde que Cadena y le preguntó: “¿Usted por qué le dijo a la corte que yo entré al lado de Diego Cadena?”. 

Al verse acorralado, el falso testigo se limitó a decir que no se acordaba porqué hizo aquella afirmación en la diligencia. 

Lombana y Cadena no conversaron en La Picota

En su declaración ante la corte, el falso testigo dijo con toda la contundencia que Jaime Lombana y Diego Cadena conversaron secretamente en la cárcel La Picota. Al ser confrontado sobre el particular, donde se ha demostrado que Lombana salió de la cárcel 14 minutos antes que Cadena, el delincuente no tuvo cómo responder a ese requerimiento. 

En su momento, Monsalve le aseguró a la corte que “cuando se acabó la visita, Lombana estaba hablando con Cadena y con Pardo Hasche”.

Las imágenes de las cámaras de seguridad de La Picota y las minutas de esa cárcel no dejan espacio para las dudas: Lombana Villalba salió de la cárcel a las 4.03 de la tarde. Cadena salió del patio donde estaban reunidos a las 4.17 de la tarde. 

Lombana no estuvo en La Picota el 21 de febrero de 2018

Con evidencias en la mano, Jaime Lombana confrontó a Monsalve quien aseguró que el abogado había estado en la cárcel La Picota el 21 de febrero de 2018, cosa que jamás sucedió.

Al inquirirle sobre el particular, el falso testigo, con voz trémula e insegura, respondió que “le dije eso a la corte, porque Pardo Hasche me lo contó”. 

“Yo no puedo decir que lo vi, porque ese día yo no lo vi…Yo transmito con lo que él [Pardo] me dijo”.

Monsalve a la corte suprema: “Él [Cadena] venía siempre con el abogado Lombana”

Lombana le preguntó a Cadena porqué en su declaración a la corte suprema aseguró que 

 “Diego Cadena venía siempre con el abogado Lombana”. 

El falso testigo se vio obligado a reconocer en el interrogatorio realizado por Lombana que efectivamente él solo lo había visto -a Lombana- una sola vez. Conclusión: el impostor Monsalve le mintió a la corte al hablar en plural al aseverar que fueron múltiples las visitas en las que estuvo Jaime Lombana Villalba.  

¿Cómo se llama el abogado de Monsalve?

En a diligencia ante la corte suprema, la magistrada Sandra Yepes le preguntó por el nombre de su abogado. El falso testigo trastabilló, brincó, evadió la pregunta. Al final dijo que no se acordaba del nombre de quien lo representaba judicialmente. 

En la diligencia ante el consejo de judicatura, Monsalve dijo que Héctor Romero [que es como se llama el abogado] no era su abogado. 

Cuesta entender que ante la corte suprema, dijera no recordar el nombre de su abogado. Y después, ante el consejo de la judicatura estirara aún más su mentira y negara que aquella persona -cuyo nombre Monsalve no recuerda- fuera su apoderado. 

@IrreverentesCol

Publicado: septiembre 21 de 2020