LOS IRREVERENTES tuvieron acceso al Informe de Inteligencia Financiera-Caso 9429, emitido el 12 de octubre de 2018 por la UIAF -Unidad de Inteligencia y Análisis Financiero- contra la señora Ruby Corredor Ruiz, quien fue la mujer que el 30 de noviembre de 2010 le compró al denominado Fondo para la Rehabilitación, Inversión Social y Lucha contra el Crimen Organizado –FRISCO- un apartamento que a los pocos días, el 12 de diciembre de ese mismo año, le fue cedido al senador Armando Benedetti. 

Informe de la UIAF sobre la compra sospechosa de un apartamento por parte de Benedetti

El FRISCO es una dependencia de la Sociedad de Activos Especiales, entidad que administra los bienes que le son incautados a los narcotraficantes. 

El apartamento en cuestión, que fue construido en el año 1991, tuvo como primeros propietarios a Félix Gaitán Molina y Cecilia Cendales de Gaitán, los patriarcas del clan narcotraficante de los “Gaitán Cendales”, cabecillas del denominado Cartel de Bogotá.

Dicho inmueble fue incautado en 1997 por la Fiscalía General de la Nación y desde entonces empezó un largo proceso de extinción por parte de las autoridades nacionales. 

De acuerdo con el certificado emitido por la Oficina de Registro de Instrumentos Públicos de Bogotá, a través de la escritura pública 1953 del 29 de noviembre de 2010, el FRISCO traspasó el apartamento a la señora Ruby Corredor Ruiz, luego de que se completara el pago de $1600 millones de pesos, operación que empezó a realizarse un año antes. 

Informe del Registro de Instrumentos Públicos

La revelación de esa transacción, hecha por LOS IRREVERENTES, prendió las alarmas de la UIAF, entidad que se dio a la tarea de investigar el patrimonio de la compradora, para efectos de determinar el origen de los recursos girados para la adquisición de la propiedad en cuestión. 

La UIAF trazó un “perfil financiero” de la señora Corredor Ruiz.

De acuerdo con la declaración de renta de la compradora, en 2008, su patrimonio líquido fue de $315.211.000 pesos. “La renta líquida fue de $90.664.000, para este periodo no registra incrementos patrimoniales por justificar; sin embargo, sus ingresos pasaron de $88.377.000 en 2007 a $500.840.000 en 2008 y sus costos de $3.592.000 a $410.176.000 en el mismo periodo”.

La UIAF analizó los activos, pasivos, ingresos, costos y gastos y patrimonio del año 2008 de la señora Ruby Corredor Ruiz. 

Ese mismo ejercicio se hizo para el año 2009 y se encontró que el pasivo de Corredor Ruiz pasó de $72 millones a $1.411.793.897 millones. “Al revisar las personas que reportaron haber prestado recursos a la señora Corredor Ruiz, se encuentra principalmente la sociedad BELTRANINCO LTDA, sociedad que reportó un pasivo por la suma de $1.126.164.000”, se lee en el informe de la UIAF.

En el mismo documento, se menciona que “es relevante mencionar, que la sociedad antes descrita [BELTRAINCO LTDA] hubiese prestado esta suma de dinero a una persona que según su perfil financiero no presentaba capacidad de endeudamiento; es decir, que tanto sus ingresos declarados, como los reportados por terceros y las rentas declaradas y/o calculadas, no le otorgan capacidad económica para adquirir tales pasivos”.  

Luego de cruzar información entre la señora Corredor y la empresa BELTRAINCO, la UIAF pudo confirmar que el préstamo efectivamente sí se realizó. 

Consignaciones en efectivo

Para los investigadores de la UIAF es altamente sospechoso que entre el 27 de octubre de 2010 y el 27 de diciembre de ese mismo año, la señora Corredor haya realizado 3 consignaciones en efectivo a las cuentas de la empresa BELTRAINCO, las cuales suman $848 millones de pesos.

Aquello, en resumen, significa que la compradora del apartamento intentó simular una operación en la que una empresa le prestaba dinero para la adquisición de un apartamento, pero por debajo de cuerda ella retornaba ese dinero a través de consignaciones en efectivo. La pregunta es: ¿De dónde sacó la señora Corredor esos $850 millones de pesos?

Edificio donde está ubicado el apartamento de Armando Benedetti

La respuesta es evidente y la misma UIAF la plantea en la conclusión de su informe: “Se puede evidenciar que la señora Ruby Corredor Ruiz, presuntamente adquirió un bien inmueble en el año 2010 sin tener la capacidad económica y financiera para su adquisición, presentando un valor por justificar de $1.090.076.000” pesos.

 Benedetti, el beneficiario

Un mes y 12 días después de que la señora Corredor recibiera el apartamento, éste le fue traspasado a Armando Benedetti, a través de la escritura 2285 de la notaría 63 de Bogotá. La UIAF pudo establecer que Benedetti solicitó un crédito de $613 millones de pesos al BBVA. 

Lo que las autoridades no han podido establecer, es el origen de los cerca de $1.100 millones de pesos restantes. 

Armando Benedetti, que frecuentemente evade los cuestionamientos que se le hacen, tarde o temprano se verá obligado a contarle a la justicia de dónde sacó ese dinero. Y la señora Corredor, que en criterio de la UIAF, “sirvió como intermediaria entre el FRISCO y el último comprador [Benedetti]”, tendrá que revelar todos los detalles de esta operación, a todas luces sospechosa y que es una prueba más del enriquecimiento desmedido del congresista cuyo nombre está involucrado en los más grandes escándalos de corrupción que se han conocido en Colombia. 

@IrreverentesCol

Publicado: julio 23 de 2019