A pesar de las advertencias de la procuraduría, alcaldía de Santa Marta insiste en favorecer al zar del alumbrado público.

Al suspendido y cuestionado alcalde de Santa Marta, Rafael Martínez, tan cercano a la candidata presidencial Claudia Nayibe López le gustan mucho las luces y no precisamente las que alumbran en esta época navideña.

Tal y como lo denunciaron LOS IRREVERENTES a través de la sección La Ratonera, la alcaldía de la capital del Magdalena está haciendo hasta lo imposible para entregarle al polémico zar del alumbrado público, Remberto “el mono” Merlano el contrato de alumbrado público en esa ciudad.

Lo interesante es que todo lo que en su momento denunció este portal, fue corroborado por la procuraduría general de la nación, entidad que solicitó de manera urgente que la alcaldía revocara el acto de apertura del proceso de adjudicación de ese multimillonario contrato, para efectos de que se estructure una nueva convocatoria, esta vez transparente puesto que es evidente el interés por favorecer al poderoso Remberto Merlano.

A pesar de las advertencias elevadas por el ministerio público, la administración distrital de Sana Marta decidió seguir adelante con la adjudicación en la que sólo hay dos proponentes: una promesa de sociedad futura en la que está el señor Merlano y la empresa comercializadora de energía, Codensa.

En este momento, los investigadores de la procuraduría se preguntan porqué, a pesar de que la corrupción en ese contrato es rutilante, la alcaldía de Santa Marta insiste en continuar adelante. La respuesta salta a los ojos de todos: las comisiones por ese contrato, ya fueron repartidas y los compromisos, en ese caso, resultan irreversibles.

Ahora bien, ¿por qué Codensa, a sabiendas de que el contrato ya está amarrado a favor de Merlano, prestó su nombre para darle un cariz de legitimidad al proceso de adjudicación?

El alcalde Martínez fue recientemente suspendido por participación en política. Así mismo, la procuraduría le está advirtiendo a la alcaldía que debe abstenerse de continuar con la adjudicación del contrato de alumbrado público, reconvención que ha sido despreciada.

Es evidente que el favorecimiento a Merlano se va a dar y seguramente lo harán en plenas fiestas decembrinas, cuando el país tiene fijada su atención en la celebración de la Navidad.

El epílogo de esta historia parece estar escrito desde el comienzo: Merlano se hará al jugoso botín, los que adjudicaron se quedarán con el soborno y el “iluminado” alcalde Martínez, tendrá un serio problema disciplinario y penal por celebración indebida de contratos.

@IrreverentesCol

Publicado: noviembre 27 de 2017