Falsificando escrituras, un abogado inescrupuloso ha intentado robarle la herencia a la viuda del exsenador conservador Juan Mario Laserna Jaramillo.

El 24 de julio del año pasado, en un accidente absurdo en una carretera en el departamento del Tolima, el reputado economista, analista y dirigente político conservador Juan Mario Laserna perdió la vida.

Tan pronto fue informada de la tragedia, su esposa Christine Balling empezó a vivir un verdadero viacrucis. No solo por el dolor de la pérdida de la persona con la que contrajo matrimonio en 2007, sino por la cantidad de maniobras que se han llevado a cabo para impedir que acceda a la herencia que le dejó su esposo.

El día del accidente de Laserna, la señora Balling se encontraba en los Estados unidos, su país natal. Instantes después de que trascendiera la noticia, un amigo de la pareja se comunicó con ella para transmitirle lo ocurrido, razón por la que decidió regresar de forma inmediata a Colombia.

Ha trascendido que la señora Balling, quien acompañó a Laserna a lo largo de su matrimonio, poco o nada conocía del patrimonio de su esposo. Mientras él ejercía su carrera política, ella se dedicó a las obras sociales a través de la fundación ECCO, entidad que en menos de 4 años logró recaudar los fondos para la construcción de 40 parques en distintas ciudades de Colombia.

El hombre de confianza del desaparecido Juan Mario Laserna era el abogado Ricardo Gartner Escobar. Además de atender sus asuntos judiciales, Gartner estaba encargado de velar por su abultado patrimonio

Juan Mario Laserna manejaba el grueso de sus activos a través de la empresa Cibeles S.A.S, cuya representación legal estaba en cabeza del abogado Gartner. En las oficinas de dicha sociedad, Laserna tenía una importante colección de obras de arte antiguo que, como ordena la ley colombiana, le corresponden a su cónyuge, la señora Balling.

De forma insospechada, tan pronto se produjo la muerte del exsenador Laserna, el abogado Gartner, en vez de abrir las puertas de las oficinas para que su heredera dispusiera de todos sus bienes, éste contrató a un grupo de cerrajeros para que cambiaran las guardas de las mismas con lo que pretendía impedir que la viuda ingresara a revisar documentos y tomar posesión de sus pertenencias.

Cuando la mujer pudo acceder a las dependencias de Cibeles S.A.S, encontró que las piezas de arte, además de unos importantes documentos que daban cuenta de las pertenencias del difunto y un computador con información relevante, habían desaparecido.

Aquella escena fue la primera de muchas vicisitudes que ha tenido que padecer la esposa de Juan Mario Laserna a quien, literalmente, le quieren tumbar su herencia.

El exsenador Laserna (Q.E.P.D) con su esposa Christine Balling, ingresando al Congreso de la República

Ella no está dispuesta a permitir que los bienes de su difunto esposo, valorados en más de $20 mil millones de pesos, queden en manos de Gartner y de algunas hermanas de Laserna, razón por la que ya presentó una denuncia en contra del abogado, por el delito de hurto agravado.

Entre los argumentos estrambóticos que se han esgrimido para no reconocer los derechos de Christine Balling, es que ella nunca estuvo casada con Laserna, cuando existen evidencias suficientes del matrimonio, empezando por los certificados que confirman que ellos contrajeron nupcias en los Estados Unidos, en una ceremonia oficiada por el reverendo Philip Zaeder.

Cabe destacar que Ricardo Gartner fue en su momento suspendido por el consejo superior de la judicatura, al concluir que el abogado de manera dolosa ejerció la profesión antes de obtener su título profesional. En tal virtud, fue suspendido e inhabilitado para ejercer su profesión durante 6 meses.

En medio de las discusiones de la sucesión, la familia del exsenador sacó lo que en principio parecía un “as”: la escritura pública protocolizada en la notaria primera de Bogotá a través de la que se disolvió la sociedad conyugal de Laserna y Balling en el año 2009.

Resulta que dicha escritura se hizo sin que la esposa estuviera enterada. Literalmente, la divorciaron a sus espaldas, hecho que vicia ese documento, cuya falsedad es rutilante.

El abogado que supuestamente la representó en el “divorcio”, Jaime Castro Borrero, en este momento está siendo investigado por el delito de falsedad material en documento público.

Este caso, que parece sacado de una novela rosa, amenaza con convertirse en uno de los más enconados debates judiciales, pues la viuda de Juan Mario Laserna ha manifestado querer llegar hasta el final para impedir que a punta de abogados tramposos, cerrajeros que actúan en la penumbra y escrituras falsas, le roben lo que le corresponde.

@IrreverentesCol

Publicado: junio 2 de 2017