El Dane, Departamento Administrativo Nacional de Estadística, entregó la semana pasada el informe correspondiente al periodo 2016 de las Cuentas Nacionales. Arango Londoño, sostiene que las cuentas nacionales hacen referencia al concepto de producto el cual corresponde a la suma del valor monetario, a precios del mercado, de los bienes y servicios producidos en determinado periodo (Arango, Londoño Gilberto, Estructura Económica Colombiana, Mc Graw Hill).

Teniendo en cuenta lo anterior, vayamos por partes para comprender los fenómenos que se están presentando en la economía colombiana.

El primer dato que debemos tener en cuenta corresponde al Producto Interno Bruto, P.I.B, el cual creció en un módico 2% siendo el más bajo en los últimos siete años de gobierno de JMS.

No deja de ser paradójico, por lo demás, que mientras la economía colombiana en general apenas crece el 2% el sector financiero lo hizo a un ritmo del 5%. Mientras a todos los sectores de la economía colombiana le fue mal, a los bancos les fue bien, muy bien. ¿Por qué?

Creería yo, que por dos factores: El primero de ellos, tiene que ver con los intereses de usura autorizados por el gobierno los cuales superaron el 33.5% efectivo anual. Con unos intereses de usura superiores al 2.25% efectivo mensual junto con el deterioro de la cartera morosa la cual se acerca a niveles alarmantes del 11% a los bancos les fue bien porque cobraron esos intereses de mora y de usura sin contemplación alguna frente a las imperiosas necesidades de recursos tanto del sector privado, como de consumo en general.

El segundo corresponde al incremento a la tasa de interés interbancaria la cual estuvo cercana al 8% durante el 2016. Esto produjo el encarecimiento de los créditos de toda índole sumado a la baja calificación de riesgo del sector financiero colombiano la cual quedó en b. En la medida que se deteriora la calificación de riesgo el dinero se vuelve más costoso para el sistema financiero y por ende para el consumidor final.

El segundo punto relevante para tener en cuenta del estado crítico en la economía colombiana corresponde al desempleo el cual llegó a dos dígitos en el mes de enero: 11.7%; siendo la segunda tasa de desempleo más alta de América Latina. En el trimestre móvil noviembre 2016 enero 2017 la tasa de desempleo para el total nacional se ubicó en 9.3%. Nos acercamos a los dos dígitos pero JMS junto con su Min Hacienda Cárdenas considera que vamos por buen camino y que el 2017 será un año mejor.

La tasa de desempleo a dos dígitos tiene una repercusión directa en lo que el Dane llama: La proporción de ocupados informales. En las 13 ciudades y áreas metropolitanas fue 47,5% para el trimestre octubre – diciembre de 2016. Para el total de las 23 ciudades y áreas metropolitanas, fue 48,7%. ¿Qué son los ocupados informales? Empleadas de servicio doméstico, empleados de restaurantes, servicio de aseo, out sourcing.  La mitad de la población activa ocupa un empleo informal.

El saldo de la deuda pública superó el 40% del P.I.B al cierre del 2016, niveles de deuda externa no se veían desde hace 13 años. Para tener en cuenta: Hace tres años apenas se encontraba en niveles del 20% del P.I.B. (Ver Deuda externa colombiana)

Por lo anterior, los presupuestos para el 2017 tanto del sector privado, como público e individual deben ajustarse en todos los rubros con el 7% vs el 5% del 2016, teniendo en cuenta que la inflación cerró con un 6.5%, la más alta en los últimos años. El precio de una libra de salmón para el 2016 $ 19.800 vs $25.300 para el 2017.

La comprensión de los fenómenos que rodean el comportamiento de una economía en un periodo determinado, ciclo económico, siempre tendrán una explicación.

La explicación que debemos brindar a los consumidores es que la economía colombiana se parece a ese paciente que se encuentra en la sala de urgencias, entubado. ¿Doctor, cuál es estado del paciente? Pregunta el familiar: Crítico, pero estable, responde el doctor. Así, se encuentra la economía colombiana en estos momentos. Crítica, pero estable.

Lo que resulta inexplicable es cómo la economía colombiana a pesar de todos los embates del gobierno de JMS para acabar con ella mezclado con la indolencia de un sistema financiero que se frota las manos mientras los demás pacientes se encuentran críticos junto con la lejanía de la Junta Directiva del Banrep vs las realidades económicas, todavía crece al 2%. Increíble, ¿no?

Puntilla: Mientras que a Andrés Felipe Arias le hacen la vida imposible en los EE.UU, las ministras impolutas de JMS de paseo por EE.UU

@RaGomezMar

Publicado: marzo 7 de 2017