En medio de los serios cuestionamientos a la integridad, imparcialidad, seriedad y honestidad de la corrupta corte suprema, una decisión adoptada por la justicia hondureña, se constituye en un nuevo golpe, que pone en evidencia la poca credibilidad que genera el máximo tribunal colombiano, dentro y fuera de nuestras fronteras. 

Desde hace varios años, el expresidente de la Cámara de Representantes, Alonso Acosta Osio, fue a vivir a Honduras, donde hace algunos meses fue capturado para darle cumplimiento a una solicitud de extradición expedida por la corte suprema, en el marco de una investigación en su contra por la denominada Parapolítica.

Acosa Osio, que fue uno de los congresistas con mayor cercanía al presidente Uribe, terminó incluido en el grupo de parlamentarios del Atlántico, investigados como consecuencia de los testimonios de desmovilizados de las AUC que hacen parte del tristemente célebre “cartel de falsos testigos”, organización que comanda el senador afecto a las Farc, Iván Cepeda Castro. 

El proceso de Acosta Osio está en manos de la cuestionada magistrada Patricia Salazar Cuellar, muy cercana a los cabecillas del “Cartel de la Toga”, Gustavo Malo y Leonidas Moreno. 

De hecho, la Salazar, antes de ser elegida como magistrada de la corte suprema, se desempeñó como auxiliar del capturado Gustavo Malo Fernández. Existen denuncias de Gustavo Moreno y Luis Leonardo Pinilla, alias porcino, en el sentido de que Patricia Salazar participó directamente en las operaciones corruptas del “Cartel de la Toga”.

La magistrada Patricia Salazar, cercana al “Cartel de la Toga”

El exrepresentante Acosta Osio, se hallaba en el peor de los mundos: fue sindicado por el “cartel de los falsos testigos”, e investigado por “el cartel de la toga”.

Y esa realidad, que desnuda el nauseabundo nivel de corrupción de la justicia colombiana, fue analizada por la corte suprema de Honduras, corporación que en las últimas horas rechazó de plano la solicitud de extradición que pesaba en contra de Alonso Acosta Osio quien, por el hecho de ser ciudadano de aquel país, podrá permanecer en libertad absoluta, tal y como se lo confirmó a este portal un allegado al caso. 

Notificado del fallo a su favor, el exparlamentario, emitió un video que circula en las redes sociales, en el que asevera que “he sido víctima de una infame persecución por parte de sectores de la criminalidad colombiana, los cuales impulsaron una investigación en mi contra, colmada de testimonios falaces y carentes de medio probatorio alguno”.

En su contundente comunicado, Acosta aseguró que “la justicia colombiana, que se encuentra bajo el más profundo cuestionamiento por parte de la sociedad en pleno, está en mora de ser reformada integralmente. Una de las primeras decisiones que habrá de adoptarse, consiste en el desmonte absoluto del denominado ‘cartel de los falsos testigos’”.

Video de Alonso Acosta

El hecho cierto es que la desbordada corrupción de la justicia, empieza a tener consecuencias por fuera de nuestro país. Al rechazar la extradición del expresidente de la Cámara, Alonso Acosta, los magistrados hondureños enviaron un mensaje muy elocuente, respecto de la pésima reputación de la rama jurisdiccional colombiana, concretamente la cuestionada corte suprema, esa misma que opera con criterios políticos y en la que sus magistrados, como si fueran comerciantes de bazar, venden sus fallos judiciales. 

@IrreverentesCol

Publicado: septiembre 22 de 2019