Análisis de Camilo Rubiano Becera

En las últimas semanas, el país ha sido testigo de varias discusiones frente a los pronunciamientos del Ministro de Hacienda sobre algunas reformas que se requieren el para corregir los problemas que dejó la administración anterior, en materia fiscal y económica. Para nadie es un secreto, que los problemas son serios. Hoy se está discutiendo en el Congreso, el presupuesto del próximo año. Este fue presentado por el gobierno del Expresidente Santos y en él se ve una inmensa disminución en el rubro de inversión, dejando desfinanciado prácticamente la mayoría de programas sociales y agropecuarios, que sin lugar a dudas, pone al Presidente Duque en una situación compleja.

Frente a esto, el Presidente Duque en el marco del más reciente Taller Construyendo País, realizado en San Jacinto, Bolívar el pasado sábado, hizo referencia a la política que se está construyendo y con la que busca que la economía se reactive. Hoy en día, la economía ha sufrido un retroceso muy grande, un crecimiento en el PIB del 1.8% nos ubica muy por debajo del promedio regional, un déficit de cuenta corriente que pesa cerca del 4 % del PIB y una deuda externa cercana a los $124.000 millones de dólares y que pesa algo más del 50% del PIB, estresa intensamente la economía y reduce las posibilidades de gasto eficiente en el pais.

A esto, hay que agregarle las vigencias futuras que comprometió la anterior administración, por cerca de $92 billones de pesos, amarrando de manera irresponsable la inversión del actual gobierno.

Adicional a este panorama fiscal y económico del país,el Gobierno Duque recibió en materia social un país descuadernado. Un desempleo bastante alto, donde uno de cada cinco jóvenes está desempleado, donde los colombianos sin importar su posición socioeconómica, se encuentran asfixiados, como consecuencia de la más reciente reforma tributaria que  aumento el IVA, desconociendo el principio de progresividad que establece la Constitución Política. Así mismo, una carga tributaria cercana al 70% que hace inviable la sobrevivenvia empresarial y deja nula la creación de empresa tanto con inversión nacional, como con inversión extranjera.

Ante esto, el Presidente Duque ha sido muy claro en la posición de que no hay tiempo para quejarse, sino que se está en la obligación de actuar de inmediato. Esta actuación, se debe hacer bajo los principios que enmarca la Constitución Política, donde el sistema tributario cumpla con lo establecido en el Artículo 363 y de esta forma se cumplan los principios de equidad, progresividad y eficiencia.

La eficiencia se debe ver reflejada en tener un sistema robusto que luche contra la evasión y permita de esta forma, percibir mayores recursos provenientes de los contribuyentes. En Colombia, debe haber un número más alto de personas naturales que declaren renta y de esta forma equilibrarlo un poco respecto a las personas jurídicas. La progresividad por ejemplo, se ve reflejada en la propuesta de devolverle el IVA a las familias de menores ingreso, presentada por el Ministro Carrasquilla, la semana pasada.

La equidad, se debe enmarcar en la propuesta de subir los salarios, como consecuencia de reducirle la carga tributaria al sector productivo, Colombia  no puede seguir con una carga tributaria tan alta.  Es por esto, que en hora buena el Presidente Uribe, radico el proyecto de Aumento Extraordinario del Salario Mínimo, donde en consonancia con las acciones que presentará el gobierno del Presidente Duque, muy seguramente se reactivará el consumo de los hogares, se dinamizará la actividad productiva y mejorarán los índices de empleo en el pais.

La tarea no es fácil, debemos ser consientes del país que recibió el Presidente Duque y por ende debemos rodearlo frente a sus decisiones que buscan la reactivación económica y que en algunas ocaciones no serán las más populares, pero sin lugar a dudas, serán las más necesarias.

@camilorubianobe

Publicado: agosto 27 de 2018