Tal y como lo anticiparon LOS IRREVERENTES, el presidente de la República presentó ante la secretaría general de la Corte Suprema de Justicia, la terna de sus postulados, para que el alto tribunal elija al nuevo fiscal general de la nación. 

Los ternados son el pastranista Camilo Gómez,  la secretaria jurídica de la presidencia, Clara María González y el jurista Francisco Barbosa Delgado. 

El tiempo corre en contra de la corte suprema, cuerpo colegiado que vive una intensa división por cuenta de la pugna por el poder. Los magistrados, que tienen el deber de escoger los nombres de los togados que deben llenar las vacantes que se presenten en las 3 salas -civil, labora y penal-, no han podido perfeccionar un acuerdo que destrabe la grave crisis que se vive en el Palacio de Justicia.

Pero ha trascendido que la elección del fiscal, será el primer paso del entendimiento. 

A partir de ahora, los magistrados deberán estudiar y evaluar las hojas de vida de los aspirantes presentados por el presidente Duque. 

Clara María González

Todos, son abogados de muy altas calidades, pero entre ellos se destaca Francisco Barbosa, egresado de la Universidad Sergio Arboleda, con amplia experiencia en un asunto clave en estos momentos: los Derechos Humanos.

Barbosa, que en 2010 obtuvo su doctorado en Derecho Público de la Universidad de Nantes, Francia, se desempeñó hace algunos años como fiscal de la unidad nacional de Derechos Humanos. Si la corte lo elije, sería el primer fiscal general con doctorado.

Aunque no es un requisito constitucional, el fiscal debe tener conocimiento de derecho penal, área que Barbosa conoce a la perfección, al punto de que se desempeñó como profesor en la maestría de penal, de la universidad Externado de Colombia.

Camilo Gómez

Una de las primeras designaciones hechas por Iván Duque, una vez asumió la presidencia, fue la de Barbosa como Consejero para los Derechos Humanos y asuntos internacionales. En consecuencia, ha fungido como sido jefe de misión ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, ante Naciones Unidas y la Corte Penal Intenacional. Además de asesorar, desde presidencia, la estrategia para atender la crisis migratoria venezolana.

De los 3 aspirantes ternados, Barbosa es el que mejor conoce la situación real del país, pues en estos 15 meses de gobierno, ha podido visitar en múltiples ocasiones los 32 departamentos del país. Como le expresó un alto funcionario de la Casa de Nariño a este portal, “Francisco Barbosa conoce las necesidades de Colombia, porque las ha visto, las ha palpado, las ha analizado, pero sobre todo, ha ayudado a encontrar las soluciones”. 

Francisco Barbosa

No es menor la responsabilidad que tendrá el nuevo fiscal general de la nación. Trazar y ejecutar la política criminal que habrá de implementarse durante los próximos 4 años, con rigor y transparencia. El bagaje académico, sumado a la experiencia en el ejercicio de la profesión, son una ventaja competitiva que tiene Barbosa frente a los otros dos ternados, pues de ser elegido, la fiscalía quedará en manos de un hombre joven, pero con experiencia y amplísima capacidad analítica, factores fundamentales para que su gestión sea exitosa.

La impunidad y la corrupción en la justicia son dos flagelos que desesperan a la sociedad colombiana. Durante la administración de Néstor Humberto Martínez, se inició una meritoria depuración de la fiscalía, la cual debe continuar implementándose durante el cuatrienio venidero. 

Los magistrados de la corte suprema, deben enviar un mensaje en el sentido correcto. El país espera de ellos, una elección rápida del nuevo fiscal general, la cual servirá de catalizador para superar la lamentable confrontación que enreda a los magistrados de ese tribunal. 

@IrreverentesCol

Publicado: diciembre 3 de 2019