El asesinato aleve del piloto venezolano Oscar Pérez, cuyos detalles quedaron grabados en un escalofriante video realizado por él mientras era objeto de un brutal ataque adelantado por las fuerzas militares chavistas, se constituye en una irrefutable prueba del talante criminal del dictador Nicolás Maduro, quien desde hace algunos meses fue denunciado ante la Corte Penal Internacional por el candidato uribista a la presidencia, Iván Duque.

En las últimas horas, Duque, quien se encuentra cumpliendo una gira en España, aseveró que de ganar las elecciones de este año, como presidente de Colombia se concentrará en impulsar la investigación contra Maduro a quien señaló de violar sistemáticamente los derechos humanos en su país.

Duque denunció que la investigación contra Maduro en la CPI no ha avanzado precisamente porque ningún mandatario se ha comprometido con la misma. En ese sentido, asumió el compromiso de impulsar el caso tan pronto se posesione como presidente de Colombia. Duque no dudó en afirmar que él, personalmente, solicitará que la investigación se acelere.

Señalando que Maduro es un “sátrapa que de manera sistemática está cometiendo toda suerte de delitos contra su población”, puntualizó que como presidente de la República, no será “cómplice de esa dictadura”.

Valga recordar que desde que Juan Manuel Santos llegó a la presidencia, se convirtió en el “nuevo mejor amigo” de Hugo Chávez y aquello se tradujo en un macabro pacto de complicidades. Mientras la dictadura asesinaba al desvalido pueblo venezolano, el gobierno de Colombia volteó la mirada a cambio de que el régimen de Miraflores le ayudara con el proceso que se adelantó con la banda terrorista de las Farc.

Maduro, además de encarcelar brutalmente a sus opositores, confinándolos en las peores mazmorras como ha ocurrido con Leopoldo López, ha conculcado todos los derechos políticos y humanos de su país.

La congresista estadounidense por el estado de la Florida, Illeana Ros-Lethinen ha sido una de las críticas más fuertes de la dictadura venezolana a la que ha señalado por apoderarse del poder legislativo y el poder electoral. Igualmente, expresó que “el cerco mortal de las fuerzas de seguridad de Maduro que mató a Óscar Pérez y a otros, es el resultado directo de las tácticas opresivas del régimen dictatorial que ha atacado sistemáticamente a cualquiera que denuncia abusos contra los Derechos Humanos y la falta de principios democráticos”.

Uno de los primeros efectos de una victoria del uribismo en las presidenciales de este año, será el cambio frente al régimen criminal de Venezuela cuyos efectos se ven reflejados en la tragedia humanitaria que viven los ciudadanos de ese país. Con Duque en el poder, se le pondrá fin a la vergonzosa complicidad que Colombia ha observado respecto de la banda de criminales que lidera Nicolás Maduro.

@IrreverentesCol

Publicado: enero 19 de 2018