La Minga indígena logró abrir un debate contemporáneo sobre el concepto y la aplicación de la seguridad y el orden que escaló paradójicamente e inconvenientemente para la salud política del Gobierno Nacional y del Centro Democrático en una diferencia pública entre el expresidente Uribe y el Presidente Duque.

No se necesita profundizar para entender que los reclamos históricos de los indígenas agrupados en la Minga tienen componentes e interés políticos, profundizados especialmente en el gobierno del expresidente Uribe, y que tiene como columna fundamental la lucha ancestral por la propiedad de la tierra.

El derecho que les asiste a las comunidades indígenas de reclamar por lo que ellos consideran sus derechos dista de las acciones y mecanismos utilizados para obtener esos derechos que sobrepasan las normas legales y constitucionales para llegar a utilizar medios ilegales, violentos, y que en algunos casos son acciones terroristas.  

Con la crisis generada por la Minga el gobierno de Iván Duque deja claridad absoluta de su talante y forma de gobernar, pero en especial en el manejo de las crisis y por supuesto en las soluciones.

 Tal vez es incomprensible para algunos que se necesitara más de 27 días de bloque en la vía panamericana para llegar a un acuerdo entre las partes, y que para lograrlo se hubiera bloqueado el suroccidente del país con los efectos devastadores en la economía con pérdidas en la agricultura por $80 mil millones, y en transporte por $27 mil millones.

Es importante que gran parte de los sectores de derecha, del Centro Democrático y otros sectores que ayudaron en la elección del Presidente Duque, entiendan que Duque no es Uribe, y que por el bien del gobierno y de la institucionalidad el Presidente Duque ha notificado con inteligencia y suficiente claridad su talante frente al manejo de estos temas y otros que tocan las fibras de conceptos ideológicos y políticos como la seguridad y el orden, esencia del uribismo y del Centro Democrático.

Por un lado, el expresidente Uribe dejó claro su inconformismo en una serie de trinos que el gobierno hubiera dialogado con la Minga en medio de la presión y el accionar ilegal por parte de los indígenas. Un trino del expresidente despertó un terremoto por el contenido particular de “masacre”, mal interpretado por sectores de oposición y medios de comunicación, pero a la vez inoportuno por la complejidad de la situación y el manejo que le daba en ese momento el  Gobierno Nacional a la crisis indígena. https://twitter.com/AlvaroUribeVel/status/1114894520758489096

Pero el inconformismo y diferencia del expresidente no solo fue en su cuenta de twitter, en una profunda y reflexiva entrevista con Yolanda Ruiz en RCN Radio, ratifica sus diferencias frente al manejo dado por el gobierno frente a las presiones de la Minga, como de igual forma al manejo dado por los ministros y el propio presidente.  https://twitter.com/AlvaroUribeVel/status/1115271075632488448

La respuesta del Presidente Duque es contundente y marca un precedente político que debe ser entendido por todos los sectores de la vida nacional.

 @IvanDuque: “Quiero informar que este martes me reuniré con comunidades indígenas en el Cauca. En nuestro gobierno siempre habrá total disposición al diálogo y búsqueda de soluciones, sin acudir a vías de hecho, y con legalidad. Reiteramos compromiso de cumplir lo acordado responsablemente.”   

Es necesario tener claridad en dos temas fundamentales para  tranquilidad de todos: especialmente entre los sectores radicales y fanáticos que creen que el Presidente Duque debe actuar o proceder como el expresidente Uribe.

Por un lado, el expresidente Uribe no va a cambiar sus tesis a esta altura de su vida política, por el contrario, hacerlo sería su debacle política. El expresidente Uribe hace bien en hacer públicas esas diferencias, eso marca altura política y traza línea ideológica para los militantes y congresistas del Centro Democrático, y para los aspirantes a cargos de elección popular en el mes de octubre. Pero de igual forma hace bien el Presidente Duque en hacer claridad, no solo en trinos, sino en sus acciones de gobierno que su concepto de seguridad y orden abarca otros componentes académicos, contemporáneos, y comparados con la solución de crisis y experiencias vividas en otras democracias.

El éxito es saber entenderlos y no alimentar incendios innecesarios.   

@LaureanoTirado

Publicado: abril 9 de 2019