La reciente gira del presidente Iván Duque a la costa oeste de los Estados Unidos, en la que atendió reuniones del más alto nivel con las empresas líderes en desarrollos tecnológicos y en la que estuvo acompañado por un nutrido grupo de jóvenes emprendedores, puede ser considerada como el primer y fundamental paso para reactivar un sector que fue gravemente lesionado durante el gobierno anterior. 

La economía naranja no es un mero discurso. Es una corriente que claramente puede ser implementada para generar riqueza a través de la explotación del conocimiento. 

En la reunión que sostuvo el presidente de la República en las oficinas principales de Amazon, en la ciudad de Seattle, aseguró que para el año 2024, Colombia será un país 5G, con lo que podrá expandirse la conectividad en todo el territorio. 

Uno de los grandes logros de la visita del presidente fue el anuncio de Microsoft, empresa que hará una inversión de $10 mil millones de pesos para desarrollos relacionados con la conectividad del país y con los que se beneficiarán más de 150 mil personas. 

Colombia está evidentemente rezagada en materia tecnológica, falencia que desde el 7 de agosto pasado empezó a superarse. La exitosa ministra de TIC, Sylvia Constaín, ha hecho una labor encomiable para reestablecer el ritmo de crecimiento que traía el país en temas tan importantes como la conectividad. 

Lo más interesante de la visita a Silicon Valley fue el perfil de las personas que integraron la comitiva presidencial: jóvenes desarrolladores de interesantes proyectos sumamente novedosos que requieren del impulso y de la experiencia de los gigantes del sector, para convertir sus actividades nacientes, en compañías de gran calado. 

Con el presidente estuvieron los fundadores de empresas como Pibus, una aplicación que permite comprar pasajes de bus; Symplifica, firma que ayuda a gestionar empleos sin salir del hogar o Tu Progreso, una muy interesante iniciativa que busca ayudar a la gestión de microcréditos para financiar nuevos proyectos de emprendimiento. 

Por lo general, los presidentes hacen viajes al exterior en los que las agendas son puramente políticas y protocolarias y cuyos resultados no se traducen en beneficios para personas comunes y corrientes. 

Ahora Duque, con su gira al oeste de los Estados Unidos, en la que se hizo acompañar por 14 empresarios nacientes con grandes proyectos y una formidable visión, le empezó a confirmar al país que su propuesta de emprendimiento, no es una promesa de campaña, sino un robusto pivote de su gobierno.

@IrreverentesCol

Publicado: mayo 13 de 2019