Una vez más queda sobre la mesa la incuestionable capacidad electoral del presidente Uribe quien en cuestión de semanas logró que su candidato, Iván Duque Márquez se posicionara como una opción real de poder político.

Con el 97% de los votos de la consulta escrutados, Duque obtuvo 3.969.947 votos, que equivalen al 67.72% del total, frente al 25.8% de Marta Lucía Ramírez y el 6.4% del exprocurador Alejandro Ordóñez.

La votación de la coalición, que superó los 6 millones de votos reflejó un resultado muy parecido al que se registró con ocasión del plebiscito de 2016, cuando el NO obtuvo una cifra semejante.

Con ese capital electoral en el bolsillo, Duque empieza el camino por la presidencia de la República apoyado por una coalición triunfadora y creciente. Así las cosas, no es del todo descabellado plantear una victoria del candidato uribista en la primera vuelta.

Esta será una emulación con el candidato chavista, Gustavo Petro quien en la consulta de la izquierda obtuvo 2.7 millones de votos, un millón cien mil menos que Duque.

Petro, que lleva semanas amenazando con que barrería en el certamen electoral que acaba de cumplirse. Ni barrió ni descrestó. Lo de él son las arengas y las consignas incendiarias. Invirtió su tiempo recorriendo y polarizando a Colombia, mientras que Duque, de la mano del presidente Uribe, se dedicó a hacer planteamientos de fondo para sacar a Colombia del atolladero en el que se encontraba.

Los resultados hablan por si mismos: Duque obtuvo poco menos de 4 millones de votos, mientras que el chavista Gustavo Petro logró el respaldo de tan solo 2.7 millones de personas.

Lo cierto es que el panorama se ve claro. Duque es el candidato de la coalición y todo indica que él será el próximo presidente de la República.

Ahora. No puede caerse en triunfalismos, ni aflojar. Hay que trabajar con denuedo en esta que será una campaña extremadamente difícil. Los ataques de la extrema izquierda seguirán siendo rastreros y mezquinos, mientras que el gobierno de Santos seguirá intentando hacer trampa para evitar el ascenso del uribismo al poder.

En muy buena medida, los casi 6 millones de colombianos que votaron en la consulta por Colombia, estaban enviando un mensaje de rechazo al mal gobierno en cabeza de Juan Manuel Santos.

@IrreverentesCol

Publicado: marzo 12 de 2018