Por fin volvió a saberse algo del cuestionado exviceministro de TIC’s Iván Mantilla quien se encontraba escondido desde julio de este año cuando empezó a conocerse en la opinión pública los detalles que desembocaron en el escándalo del consorcio ‘Centros Poblados’. A través de un comunicado que no dice mayor cosa, Mantilla se refirió a los señalamientos que se han hecho en su contra y que lo ponen en una situación muy complicada

Desde el mismo instante en que la ministra Karen Abudinen tomó la valiente decisión de decretar la caducidad de ese contrato, el nombre de Mantilla sonaba y resonaba. ¿Por qué? La razón es sencilla: se sospechaba que ese funcionario gris, que llegó al ministerio TIC’s de la mano de Simón Gaviria y del polémico senador barranquillero Mauricio Gómez Amín, estaba al servicio de los delincuentes de Centros Poblados, específicamente de Emilio Tapia

Se sabe que el delincuente Emilio Tapia ha hablado durante largas horas ante la fiscalía contando detalles de la manera como el consorcio que él manejaba tras bambalinas pudo quedarse con el contrato de conectividad a los colegios más pobres y alejados del país.

Pero también lo ha hecho otro de los capturados. Se trata de Juan José Laverde quien en las declaraciones que se han filtrado a la prensa reconoció que el exviceministro Mantilla habría recibido dinero de manos de Tapia.

El asunto no queda liquidado con el comunicado que emitió el polémico exfuncionario y en el que aseguró que “no conozco a ninguno de los integrantes de la Unión Temporal Centros Poblados. Nunca en mi vida he tenido contracto alguno con los señores Emilio Tapia, Juan José Laverde, Luis Fernando Duque, ni Juan Carlos Cáceres, ni con ninguna de las personas relacionadas con esta Unión Temporal”.

Eso, tendrá que decírselo a los funcionarios de la Fiscalía General que adelantan la investigación por ese atraco a las arcas públicas.

No es muy verosímil la teoría de que el atraco perpetrado por ‘Centros Poblados’ se perfeccionó sin ayuda de alguien al interior del ministerio que diseñó el proyecto y en ese punto los focos de la sospecha se posan sobre Mantilla. La exministra Abudinen, como se ha conocido, tuvo que librar en solitario una dura batalla para recuperar los famosos $70 mil millones de pesos del anticipo. Y lo mismo le sucedió cuando tomó la decisión de decretar la caducidad. Ella misma reveló que, por ejemplo, el cuestionado senador Armando Benedetti la llamó y le escribió para solicitarle que accediera a cederle el contrato a la empresa norteamericana Hughes que había sido descalificada cuando se hizo la licitación a finales del año pasado.

Los capturados ya están hablando con el fin de obtener algunos beneficios penales. Queda claro que ellos no van a asumir en solitario toda la responsabilidad.

Mantilla y sus patrocinadores políticos, tarde o temprano, tendrán que ponerle la cara a la justicia para aclarar realmente cuál fue su participación. Y en lo que se refiere al exviceministro, tendrá que despejar las dudas que existen respecto de su honestidad, puntualmente el asunto del dinero que Laverde asegura que Emilio Tapia le entregó.

@IrreverentesCol

Publicado: noviembre 16 de 2021