No hay plazo que no se cumpla, ni deuda que no se pague. Durante muchos años, el senador de las Farc y cómplice de algunos cabecillas de esa banda de narcotraficantes -como ‘Jesús Sántrich’ e ‘Iván Márquez’- Iván Cepeda, ha hecho y deshecho con total impunidad. 

La justicia colombiana, hincada de rodillas ante él, le ha permitido todos los abusos imaginables, como sus sistemáticas visitas a las cárceles del país con el fin de buscar falsos testigos contra el presidente Uribe.

Abundan los testimonios de delincuentes que han coincidido al afirmar que fueron abordados por Cepeda quien les hizo ofertas de dinero y asilo político para sus familiares, a cambio de que leyeran libretos incriminatorios contra Uribe y su familia.

Cepeda creyó que podría implementar su plan criminal más allá de las fronteras nacionales, razón por la que viajó a los Estados Unidos con el propósito de pescar falsos testimonios entre los desmovilizados de las AUC que fueron extraditados hacia ese país, precisamente por el presidente Uribe Vélez. 

Las leyes federales americanas son en extremo rigurosas y en este país no existen los favoritismos ni los jueces pueden ser manipulados como efectivamente ha hecho Cepeda, conocido con el alias de ‘Don Iván’ en Colombia. 

Es muy probable que el nombre de Iván Cepeda no sea nuevo para las agencias federales.

Es prudente remontarse a la investigación que en su momento se adelantó en contra del capo Sántrich, quien fue seguido y grabado mientras negociaba un cargamento de 10 toneladas de coca con agentes encubiertos de la DEA que se hicieron pasar por mafiosos del ‘cartel de Sinaloa’.

¿En cuántas de las grabaciones que se le hicieron a Sántrich no apareció ‘Don Iván’? No hay indicios de que el senador de las Farc Cepeda haya participado directamente en actividades de narcotráfico, pero sí hay abundantes pruebas de su maridaje y alianza política con el sector más involucrado con el narcotráfico de las Farc. 

Que nadie se llame a engaños: Cepeda es a los mafiosos ‘Sántrich’ y ‘Márquez’ lo que Maduro y Diosdado Cabello son al denominado ‘cartel de los soles’ venezolano. 

Y la justicia americana ha sido clara e inequívoca en ese sentido. Aquellos que funjan como apoyos de orden político a estructuras de crimen organizado, también deberán responder pues su labor es fundamental para la comisión de los delitos que afectan a la sociedad estadounidense. 

Así que la denuncia que en días pasados presentó un abogado del presidente Uribe en la ciudad de Miami contra alias ‘Don Iván’, alertando al FBI de posibles crímenes cometidos por ese individuo en territorio norteamericano, es más que pertinente pues se constituye en una solicitud formal para que las autoridades federales de ese país chequeen si el senador y aliado de las Farc ha violado o no las leyes de ese país. Así mismo, habrá de determinarse si le cabe alguna responsabilidad por su evidente vínculo con los narcos ‘Sántrich’ y ‘Márquez’, capos por los que el Departamento de Justicia ofrece sendas recompensas de U$10 millones de dólares. 

@IrreverentesCol

Publicado: octubre 19 de 2020