No es lo mismo decir que Colombia es un país de ladrones a decir que hay líderes en Colombia que son ladrones. Son dos cosas diferentes y una situación similar ocurrió con la visita que realizó el senador José Obdulio Gaviria en la ciudad de Bucaramanga en días pasados, cuando vino también el exvicepresidente Francisco Santos a escuchar a la gente con deseos de acercarse al partido Centro Democrático, quien lidera la intención de voto para elegir al próximo presidente de esta golpeada Nación.

Durante la visita, el senador José Obdulio Gaviria se refirió a ciertos líderes del Partido Conservador, el antiguo Pin y hoy Opción Ciudadana y por supuesto al Partido de la Unidad Nacional, muchos de ellos, queriendo poner en paracaídas a sus fichas dentro de las listas al congreso por el Partido Centro Democrático, al cual, sin pena y asombro, le dieron la espalda en esta región y en todo el territorio. Obviamente hay excepciones muy contadas, pero ese no es el punto por tratar hoy.

Me referiré a esos líderes que danzaron con los dineros de la corrupción, esos a los cuales, Juan Manuel Santos enmermeló sus bolsillos, esos que trabajan de forma incansable por aumentar su pecunia familiar, sin importar el detrimento de lo público, y en eso, aplaudo de pie al senador Gaviria y le solicito que no pida disculpas cuando lo único que señaló es la absoluta verdad. Por esa razón, los líderes de bolsillo, esos que ya no conquistan la opinión pública, esos a los que ponen a sus hijos y primos y descendencia a seguir mamando la teta publica sin brindar oportunidades a muchachos jóvenes de sus bases, se sintieron aludidos y regaron un plumero tergiversando las palabras que quedaron grabadas en un video.

Alirio Villamizar, ultra conservador, el de la Notarías, sí, al que le encontraron cientos de millones de pesos en efectivo en su casa, está desesperado por reencaucharse en la política en cuerpo ajeno, ahora pretende que su hijo Oscar Villamizar, quien trabajó para el exgobernador Richard Aguilar, (valga mencionar), al cual el expresidente Uribe lo puso de Cónsul en Chile, y le dio respaldo para ser gobernador, y después le dio la espalda a Uribe porque Santos le había prometido ser director de un alto cargo en su gobierno pero no le cumplió, pretende llegar al partido.

Delitos de sangre no existen, pero delitos fiscales sí y sería bueno que Oscar Villamizar, resolviera la situación penal que afronta por malos manejos durante la gobernación de Richard y de paso que nos contara, cuál es el vínculo que existe entre la familia Villamizar, la Corporación Ctas y el representante legal Juan Agustín Gual dron Rueda de esta curiosa corporación que terminó preso en Córdoba por el desfalco de las regalías. O más interesante aun, que tienen que ver con el cambio del uso del suelo en el POT de Floridablanca, tema de moda por estos días como escándalo de corrupción.

Muchas preguntas y pocas respuestas antes de exigir que el senador José Obdulio Gaviria venga a pedir disculpas.

Las bases del uribismo en Santander se revitalizaron con la luz que implantó en medio de tanta oscuridad el senador José Obdulio, y son las mismas bases, que votaron a favor del NO, aun cuando sus jefes recibían agradecidos a manos llenas, dadivas del gobierno para orquestar el mayor golpe a la soberanía de una Nación democrática. Tenga presente eso presidente Uribe antes de pedirle al senador que pida disculpas por algo que no ha dicho. Lo invito respetuosamente a ver el video completo de esa intervención y siga escuchando a las bases que jamás lo han traicionado. Ahorita cualquier lobo pela el diente, sonríe para acercarse al partido y seguir en el poder, poniendo en contra los intereses del partido, los suyos y de todos. La decisión queda en sus manos.

P.D. 1. Gracias a la Flip (Fundación para la Libertad de Prensa), CPJ (Programa de Las Américas del Comité para la Protección de los Periodistas), FondeJusticiayVerdad (Fundación para el Fomento de la Justicia, Verdad y Garantías Judiciales) y varios periodistas y amigos en las redes por todo el apoyo recibido. A veces uno siente que las denuncias las recibe el viento y ahí quedan, pero veo con agrado que no es así. La solidaridad de todos me impulsa a seguir levantando la voz y señalando el único mal que genera guerra en Colombia, la corrupción.

2. Nacimos en la orgullosa tierra brava de Santander, esa donde el suelo tiembla y no nos asustamos, nacimos en la tierra que le dio la LIBERTAD a esta patria, nuestras madres nos heredaron carácter, nuestras abuelas temple y nuestros genes no nos permiten agachar la cabeza porque a alguien se le dio la gana o le incomodó nuestra presencia… el que entendió entendió.

@LeszliKalli

Publicado: julio 26 de 2017