El gobierno suizo reparte millones de dólares entre organizaciones gubernamentales y no gubernamentales en Colombia. Esa es la lista de los beneficiarios. Por Florian Schwab, exclusivo para LOS IRREVERENTES.

Como se advirtió en este portal hace algunos días, el gobierno suizo está financiando a una ONG de la izquierda católica, llamada Redprodepaz, con centenas de miles de dólares cada año. Redprodepaz, vinculada a los jesuitas en Colombia, sostuvo una campaña propia para el SÍ en el plebiscito del pasado 2 de octubre. El apoyo a Redprodepaz por gobiernos extranjeros es cuestionable, pues podría violar el principio de no-intervención en la política interior de otros países, pero también desde un punto de vista jurídico colombiano, ya que la Constitución prohíbe el uso de fondos extranjeros en campañas políticas.

Según informa la Cancillería suiza en Berna (Departamento Federal de Asuntos Exteriores), el apoyo financiero para Redprodepaz hace parte del programa para Colombia de la unidad de seguridad humana. Ese programa está destinado a disminuir los factores de inseguridad para los ciudadanos colombianos y a fortalecer el entendimiento y la paz en Colombia.

LOS IRREVERENTES obtuvieron la lista completa de los favorecidos de ese programa durante los años 2015 y 2016. En ese tiempo, fue repartido un total de 1,76 millones de francos suizos (1 CHF equivale más o menos a 1 dólar estadounidense) entre organizaciones gubernamentales y no gubernamentales en Colombia. La evaluación de esa lista demuestra que, de las 16 entidades beneficiadas, 8 estuvieron a favor del SÍ en el plebiscito del 2 de octubre. Solamente una, la Comisión Colombiana de Juristas, se expresó de manera critica. Las otras 7 organizaciones no tomaron una posición al respecto:

cuadro

 

Quedó establecido que la mayoría de los fondos de ese programa, es decir el 71% llegó a organizaciones que estuvieron al lado del SÍ mientras tan solo el 3% llegó a una organización escéptica de los acuerdos de La Habana (la cual no fue muy visible en campaña).

Debe destacarse que casi la mitad de esos dineros  se repartieron entre organizaciones de la izquierda católica como Redprodepaz, el CINEP y Caritas Suiza. En cuanto a la última, se trata de un proyecto cofinanciado por el gobierno suizo que se llama “programa de paz Multitrack” o “Semillas de Esperanza”. Además de la Cancillería suiza, está apoyado por otras organizaciones, entre ellas el izquierdista “grupo de trabajo suiza-colombia” (Arbeitsgruppe Schweiz Kolumbien, ask). Ese programa, con un presupuesto total de 1,2 millones de francos suizos, está dedicado “al apoyo de las dos organizaciones amigas en Colombia, Sembrandopaz y Colectivo Mujeres al Derecho (Colemad). Esas ONG acompañan en el Caribe colombiano a cuatro pueblos y 37 organizaciones que se dedican a la paz en las regiones rurales del Caribe. En concreto, se trata del “empoderamiento político” de los campesinos y la promoción de proyectos de “agricultura comunitaria” opuestos a los “latifundistas”. Por ejemplo, Colemad escribe en su pagina internet: “La Asocolemad ha desarrollado una acción de litigio estratégico con el fin de hacer exigibles los derechos vulnerados a las mujeres, sus comunidades y organizaciones en el acceso, uso y control de la tierra”.

Mientras uno puede aprobar o desaprobar las posiciones de estas ONG, no puede haber ninguna duda de que son organizaciones altamente politizadas de izquierda y que, en efecto, reproducen la narrativa simplista de las Farc según la cual el conflicto armado en Colombia se genera por la desigualdad en la distribución de tierra. La financiación de tales grupos (exclusiva, porque no hay fondos para grupos de derecha) sugiere que existe un alineamiento argumentativo implícito entre las FARC y la sección de seguridad humana de la Cancillería suiza.

Florian Schwab es periodista económico de de la revista Weltwoche en Zurich. Twitter @Schwab_Suiza