De acuerdo con informes de organismos de seguridad estatal, desde su posesión en agosto pasado, se han planificado por lo menos 3 intentos para asesinar al presidente Iván Duque Márquez. 

La información es sumamente delicada y sostiene que en el complot para acabar con la vida del primer mandatario, han participado agentes extranjeros.

Según los informes de inteligencia, en uno de los atentados contra el presidente participó un mercenario extranjero cercano a los mafiosos hermanos Comba y al capo Wilber Varela, alias “Jabón” quien buscó la manera de adquirir un apartamento vecino al del presidente Duque, en el norte de Bogotá.

Como es ampliamente conocido, el presidente y su señora esposa decidieron mantener su estilo de vida de la forma más normal posible, razón por la que su residencia continúa siendo la misma, en la que permanecen con sus tres hijos menores. 

El segundo atentado contra el presidente fue neutralizado a finales del año pasado, cuando la Fuerza Pública capturó a 3 venezolanos que portaban armas largas de alta precisión. Los asesinos pretendían acabar con la vida de Duque en el marco de la visita que hizo a Colombia el 2 de enero el secretario de Estado, Mike Pompeo. 

Hace pocos días, en el marco del reciente encuentro del denominado “Grupo de Lima”, los cancilleres que hacen parte del mismo, hicieron un fuerte pronunciamiento de rechazo a los planes criminales en contra del presidente de Colombia. “El grupo de Lima rechaza la amenaza que representa la protección del régimen ilegítimo de Nicolás Maduro a grupos terroristas que operan en el territorio de Colombia. Rechaza cualquier intento de desestabilización de la institucionalidad colombiana. Rechaza cualquier intento contra la vida e integridad del presidente Iván Duque y rechaza cualquier intento de menoscabar la seguridad regional”.

Con ocasión de la reunión que el presidente Duque se disponía atender con los indígenas, una vez se levantó el bloqueo ilegal de la vía Panamericana, la fiscalía general alertó al mandatario de un inminente atentado que llevarían a cabo antiguos integrantes de la temible columna “Teófilo Forero”, una de las estructuras más violentas de la banda terrorista Farc. 

No han sido pocas las declaraciones del dictador Maduro y de su círculo inmediato en las que señalan al presidente de Colombia como el responsable de la crisis venezolana. Es claro que desde su llegada al poder hace 8 meses, el doctor Iván Duque asumió el liderazgo regional  contra la satrapía que martiriza a la patria del Libertador. 

Maduro, Diosdado Cabello y el general Padrino, son unos criminales capaces de cualquier cosa en aras de mantenerse en el poder. Han aplicado la mano dura contra su propio pueblo y, tal y como han podido determinar los servicios de inteligencia colombianos, están empleados a fondo para sacar del camino al presidente Duque. 

Además de las advertencias diplomáticas, corresponde tomar acciones concretas para garantizar la vida del presidente Duque, quien por supuesto no se amilana frente a las amenazas contra su vida y quien continuará al frente de la cruzada para devolverle la libertad y la democracia al maltratado pueblo venezolano.

@IrreverentesCol

Publicado: mayo 8 de 2019