Ejército gastará más de $20 mil millones comprando detectores de minas obsoletos, poniendo en riesgo la vida de los soldados.

El representante en Colombia de los equipos de desminado marca Vallon, Mauricio Restrepo, ha hecho uno de los mejores de negocios de la vida. Luego de pagar un extenso viaje por Europa a 3 oficiales del Ejército, su empresa se ha visto milagrosamente favorecida, tal y como revelaron LOS IRREVERENTES a comienzos de año (Sobre esta denuncia, les recomendamos leer “Detectores obsoletos”).

La suerte parece seguir acompañando al empresario Restrepo, pues en días pasados la central administrativa y contable de Ingenieros del Ejército Nacional, abrió un proceso licitatorio en el que claramente se busca favorecer a su empresa.

Se trata de un gigantesco contrato por $21.191.670.786 pesos para la compra de detectores de metales, viseras de protección y chalecos pélvicos con los que se busca dotar a los soldados encargados de desactivar las minas antipersona que sembraron a lo largo y ancho del país los terroristas de la banda criminal Farc.

Llama la atención que en la licitación se encuentre una ficha en la que incluyeron unos requerimientos técnicos que sólo cumplen los equipos marca Vallon, esos mismos que representa el doctor Mauricio Restrepo.

En la práctica, será una licitación más en la que habrá un solo proponente, práctica muy habitual en el gobierno de Juan Manuel Santos, donde contratistas corruptos han podido quedarse con multimillonarios negocios gracias a pliegos licitatorios confeccionados a la medida.

Pero este es un caso de singular relevancia, pues se trata de material especializado para desactivar minas, lo que implica tener un mayor cuidado para efectos de proteger la vida de los soldados que cumplirán esa difícil misión.

Todo apunta a que la licitación en cuestión –No. 067-DIADQ-CADCO-CENAC-INGENIEROS-2017-, será adjudicada al representante de Vallon, sin tener en cuenta que aquellos equipos no tienen capacidad de detectar elementos conductivos no metálicos que son utilizados por las Farc en la fabricación de las minas.

De hecho, la gran mayoría de las minas que fueron “sembradas” por la guerrilla en los últimos años, están integradas por elementos conductivos líquidos que no pueden ser identificados con los detectores que serán comprados en los próximos días.

Otro factor que no fue valorado en esa licitación, es que en el pliego de condiciones no se exigió que los detectores de metales cuenten con un sistema que garantice la inmunidad electromagnética contra interferencias externas, como torres de energía o líneas de conducción.

Así las cosas, con los detectores Vallon los soldados no podrán desactivar con plena seguridad para su integridad, las miles de minas que las Farc instalaron en las inmediaciones de las torres de conducción de energía eléctrica.

La licitación que está perfectamente amañada en los capítulos técnicos, también fue manipulada en los aspectos formales para efectos de darle tiempo a Mauricio Restrepo, representante en Colombia de Vallon para renovar su inscripción en el denominado registro único de proponentes.

El próximo 11 de mayo tendrá lugar la audiencia de adjudicación, pero no hace falta tener poderes de clarividencia para saber desde ya que la empresa ganadora de la licitación será RG Comercial, que representa a Vallon y cuyo representante legal tiene la costumbre de invitar a pasear por Europa a los militares que emiten conceptos técnicos en las contrataciones en las que él tiene interés.

@IrreverentesCol

Publicado: mayo 3 de 2017