Cito la misma frase de Salvador Allende que Alfonso Monsalve menciona este domingo en Periódico Debate: “La objetividad no debería existir en el periodismo, porque el deber supremo del periodista de izquierda no es servir a la verdad, sino a la revolución” Explica lo que expongo.

En Colombia ha sido habitual la pésima memoria, la ingenua creencia de que nuestro país es distinto y todo lo aguanta: olvidamos las coimas de Odebrecht; el robo del plebiscito; la reelección de Santos; los crímenes de las Farc, la permisividad con el narcotráfico, la entrega de poderes y prebendas sin que mediase justicia, arrepentimiento, verdad y reparación a las víctimas; la legislación de las Cortes; el cartel de la Toga; dentro de poco olvidaremos las coimas a funcionarios de la JEP

Nos resbalan las imágenes en el espejo: Las de Cuba, principal asesor de la dictadura venezolana para atornillarse al poder y burlar el rechazo de medio mundo; la de la enorme crisis humanitaria del país vecino avivada por sátrapas que se han robado el patrimonio nacional y, rechazando la ayuda humanitaria, alcahuetean para su conveniencia el éxodo de compatriotas que así alivian la necesidad de alimento, medicina y protección; la de Ortega y su esposa, el poder detrás del trono, que han esclavizado a Nicaragua; la de Bolivia que, como es histórico en los gobiernos de izquierda estalinista, se aferrará al poder pasándose por la faja la decisión del pueblo en previo referendo. Esto para no devolver la película con los hechos vividos en la revolución rusa con actores como Marx, Lenin, Trostky y Stalin y el sufrimiento de los países detrás de la cortina de hierro al finalizar la segunda guerra mundial.

Abramos los ojos compatriotas, el peligro de un gobierno de izquierda no es cuento, tienen infiltradas universidades y colegios, la justicia y muchas de nuestras instituciones. No caigamos en la ingenuidad de creer que acá no pasa nada, eso creyeron cubanos, venezolanos, nicaragüenses y bolivianos. Por algo, según El Tiempo, hay 5 millones de dólares de Venezuela para desestabilizar a Colombia, en clara connivencia con el Eln y disidencias de las Farc que allá medran.

El rincón de Dios

Padre mío ayúdame a recordar, no me importa que oscura sea la noche, porque tu eres la luz de mi vida

@rafuribe

Publicado: marzo 15 de 2019