La “protesta” no es nada nuevo ni tiene que ver con la reforma tributaria mal socializada presentada por el gobierno, es un paro orquestado por un guerrillero de baja categoría, administrador inepto, promotor de odios, untado con bolsas de dinero repugnante cuya procedencia jamás explicó; “educadores” y “sindicalistas” oligarcas y en desprestigio; “disidencias” de las Farc y el Eln.

Aspiran a acabar con un país orgulloso, con perspectivas, víctima de una crisis mundial originada por una pandemia que nos afectó sin piedad y desmoronó una de las economías mejor manejadas de Latinoamérica. Pero este paro vandálico, que de protesta nada tiene, cuenta con apoyos nacionales e internacionales de dudoso origen, orientados por el Foro de Sao Paulo. Si a cada manifestante le pagan $70.000 diarios ¿de dónde sale la plata? ¿no será de la coca y de Maduro y otros oscuros intereses? Como dice mi maestro Luis Fernando Gutiérrez, rodando con ruedas cuadradas

Nadie ignora los problemas que la gente está afrontando: aumento de la pobreza, pérdida del empleo, problemas de salud y muchos más. Pero no es destruyendo la posibilidad de empleo por el cierre y la quiebra de pequeñas empresas que ocupan la mayor cantidad de gente que el país se recupera, ni espantando la inversión nacional y extranjera. Eso no les importa a los promotores del paro y, para muestra un botón: el costo para el país llega hoy a los 11 billones de pesos que, en pocos días, alcanzará lo que pretendía recaudar la reforma tributaria que aducen como causa; paralizó la producción de 800.000 barriles de petróleo, y deja de paso la destrucción de bienes públicos y privados de valor incalculable monetario y cultural. 

Viene a mi memoria una frase del Dr. Darío Echandía “la gente no es pendeja”, y aquellos ingenuos que se han dejado enganchar creyendo en pajaritos de oro o que piensan en los huevos del gallo, se van dando cuenta del engaño y, de a poco, entienden que no es destruyendo que su situación mejora; quienes por el paro pierden su trabajo pasarán la cuenta de cobro a quienes motivan los vándalos. Con ese mismo cuentico engañaron a los venezolanos y seguidores del socialismo del siglo xxi que pretenden imponernos.

Esta situación no se arregla conversando con los malos de la película a quien nadie ha nombrado de interlocutores, menos con un ex comisionado frustrado, para convencerlos ¿de qué? Esto se arregla con firmeza haciendo cumplir la Constitución y la ley, que sí se puede, como desbloquearon la vía a Buenaventura y lo hacen en el Cauca. Solo se necesita  que se levante el patrón.

El Rincón de Dios

“Hablar de Dios en la hora presente se hace urgente porque nos estamos consumiendo en un mundo sin alma, sin vida trascendente, estamos viviendo las consecuencias de la ignorancia de los valores más sublimes y el resultado del abandono sistemático de los principios de fe que sostienen, acompañan e identifican una sociedad humana que no puede quedarse solo en lo palpable y en lo eficaz.” Presbítero Diego Uribe Castrillón.

@rafuribe

Publicado: junio 4 de 2021