Esta semana fue reconfortante, la Minga estimulada por narcotraficantes de todos los pelambres, Farc ¿disidencias?, el Eln, los carteles mejicanos y de los soles y otros aliados tenebrosos se quedaron con los crespos hechos, mientras trataban de enjuiciar al presidente les desbarataron 63 cocinas de coca, pero como la mafia no perdona, están los organizadores en graves problemas.

Igual le pasó al comité del paro nacional que pensaba llenar calles y plazas y solo los acompañaron cuatro gatos que, para llamar la atención, terminaron algunos desnudándose a lo que nadie importó porque la facha de los nudistas no inspiraba ni veniales.

El gobierno manejó los dos eventos con altura, les demostró a los indígenas, a través de sus delegados, que había cumplido con creces los compromisos que le dejó de herencia Santos y, a los del paro, que tampoco tenían nada nuevo que pedir. Al que pretendían sacar del Palacio de Nariño lo atornillaron a su silla y salió fortalecido, lo mismo que el ministro de defensa que en lugar de ser destituido por la moción de censura de las alas marxistas, saldrá fortalecido.

Las cosas no paran allí, los “honorables” Roy Barreras y Benedetti, tránsfugas de oficio, ahora sin apoyo de la mermelada que Santos les proporcionaba a rodos decidieron renunciar al partido de la U “que ya no les daba garantías” y ahora saldrán a promover la candidatura del primero que no logrará más de los cincuenta mil votos que las Farc tuvieron en las pasadas elecciones. Cuando el barco se hunde huyen las ratas.

Como decía el maestro Echandía, “es que la gente no es pendeja”, ya el país está cansado de los desórdenes propiciados por Petro desde cuando perdió las elecciones, los obreros, que él dice defender y que mucho perdieron con la pandemia, ya no están tan seguros de que ese sea el camino y ahora quieren trabajar de nuevo, pero por las buenas. La clase dirigente también entendió que aquí si pasa y obviamente están defendiendo sus inversiones y empresas y trabajando duro para lograr la recuperación del país y buscar soluciones a las dificultades que nos trajo el Covid19.

Es el momento de aprovechar estas fortalezas que nacen del fracaso de quienes aspiran al socialismo del siglo xxi, no queremos ver un peso a 1´230.000 por dólar como es la proyección del bolívar en Venezuela para enero de 2021 y ya muchos están empezando a ver el espejo de Cuba, Venezuela y Nicaragua.

El Rincón de Dios

“Comienza haciendo lo que es necesario, después lo que es posible y de repente estrás haciendo lo imposible” San Francisco de Asís

@rafuribe

Publicado: octubre 23 de 2020