En plenitud de mis facultades y haciendo uso de mi derecho a la libertad de expresión, en mi condición de ciudadano independiente, invito a los lectores de Los Irreverentes a compartir y responder el siguiente cuestionario, a fin de neutralizar y desenmascarar el propósito de algunos compatriotas -muchos de ellos alérgicos al trabajo honrado y perfectamente ignorantes del significado real del sagrado valor de la Libertad-, quienes desean llevar a la Casa de Nariño al progresismo, hijo consentido del comunismo, como modelo político para Colombia:

  • ¿Está dispuesto a perder sus ahorros pensionales, como consecuencia de la intervención directa de un viejo amigo del neo-comunismo internacional, quien con la promesa de “construir un país más humano” pretende atacar los Fondos Privados de Pensiones, a fin de darle ese dinero a “empresas agrícolas e industrias campesinas” que, por supuesto, no existen?
  • ¿Quiere ver en territorio colombiano a militares y profesionales de la salud cubanos y venezolanos, traídos con la excusa de implementar planes de inteligencia y políticas de salud pública, con la falaz excusa de que en Colombia no contamos con el suficiente número de médicos ni el talento para dar respuesta a dichas necesidades?
  • ¿Desea ver a Colombia rota en mil pedazos y enfrascada en una guerra civil, gracias a la estolidez de una ideología caduca, basada en el odio y la lucha de clases? (Ya va siendo hora de hacer una profunda profilaxis democrática).
  • ¿Está de acuerdo con perdonar a criminales, responsables de delitos execrables, dentro de los que encontramos homicidios, abuso sexual y violación de menores, narcotráfico, secuestro, terrorismo urbano y atentados contra la infraestructura del país?
  • ¿Le gustaría estar gobernado por un grupo de individuos que, cobijados por el marxismo cultural, ateo y deleznable, quiere conducir a la sociedad hacia un abismo axiológico que busca la destrucción de la familia, la implementación del aborto y la eutanasia como políticas públicas, y la entronización de un sistema judicial paralelo, ideologizado e ilegítimo, que acabaría con el estado de derecho?
  • ¿Está dispuesto a ver multiplicados los casos de muertes de adolescentes, resultado de la venta descontrolada de droga, protegida por una política permisiva, que estimularía -aún más- el microtráfico y la famosa dosis personal? (¿Cuáles son los vínculos de los líderes de la izquierda, dizque “decentes”, con los grandes capos farianos, reyes del narcotráfico en Colombia?)

Con todo respeto: Desinflemos el globo. Nunca nos cansaremos de repetirlo: una ideología que impulsa el odio y la lucha de clases jamás traerá la paz. Desechemos de una buena vez y para siempre, las corrientes filosóficas que, escudadas en ideas confusas, ponen en peligro el futuro de la Humanidad. #PetroEsElManDeLasFarc. #NoAlComunismoAsesino. #NoAlForoDeSaoPualo.

Volvamos a nuestra esencia: Amor y Libertad.

“El hombre no puede vivir sin amor. Él permanece para sí mismo un ser incomprensible, su vida está privada de sentido si no se le revela el amor, si no se encuentra con el amor, si no lo experimenta y lo hace propio, si no participa en él vivamente.” (San Juan Pablo II, Carta Encíclica Redemptor Hominis, 4 de marzo de 1979).

 @tamayocollins

Publicado: febrero 21 de 2018