Resulta grato aprender de los estimativos de Fauci, experto infectólogo americano. Sentenció que los no vacunados tienen 17 veces más posibilidades de ser hospitalizados y 20 veces más probabilidades de morir. Y en medio ambiente normales hay 10 veces más chance de infectarse. Ahora bien, si esto es un hábitat normal, ¿cómo serán las posibilidades en eventos masivos?

Nadie con certeza puede hablar cuántas personas asisten a estas aglomeraciones y especialmente cuantos de los presentes tienen su esquema de vacunación completo. Si extrapolamos los datos nacionales hoy consideramos que cerca del 60% tiene doble dosis. Pero aparece la mutación y se calcula que 1 millón de nuevos contagios por ómicron han aparecido en los últimos 10 días con este virus de altísima transmisibilidad (cifra mundial).

Ahora bien, ¿podrá Fauci hacer un estimativo de lo que sucederá en nuestro caribe sabanero después de estas multitudes innecesarias? Ojalá sus habitantes despierten y ejerciten el derecho esencial del control ciudadano responsable, propio de un estado social de derecho. Estos datos preocupantes son de dos instituciones en Bogotá muy reconocidas, y quienes en forma estricta siguen protocolos durante la cuarta ola: 98% de ocupación hospitalaria general y 100% de los pabellones COVID19. Este virus disminuirá la disponibilidad de camas/generales y congestionará las urgencias. De cada 5 pacientes programados para cirugía, población cerrada asintomática, uno tiene PCR positiva. El frágil sistema sanitario del país y particularmente el regional no soportará esta saturación que llegará.

Cuando apoyamos la presencialidad para el regreso a las aulas, preventivo en aparición de patologías de salud mental en los infantes, hay que preguntarse: ¿cómo va el esquema de vacunación de los niños entre los 3 y 11 años en nuestras sabanas del caribe y en el país? Desde octubre del 2021 se recomendó la vacunación para esta población infantil, el biológico está disponible y no tenemos aun el 50% de los niños con la primera dosis. Hay cerca de 7 millones de niños en esa franja y falta la mitad por vacunar. ¡Hay que lograrlo en estos 15 días! Con estos eventos masivos se puede afirmar, sin ser Fauci: la vacunación avanza a pie y el contagio en jet. Padres y maestros, pedagogos por excelencia, deben trabajar unidos para conseguir cuanto antes la protección de nuestros niños.

La directriz de la fecha del Ministerio de Protección Social y su oficina de Prevención y Promoción (Boletín No 36) indica evitar las aglomeraciones y cumplir los protocolos de bioseguridad, y especialmente el uso adecuado de las mascarillas. Imágenes tristes he recibido de ciudadanos comprometidos y su angustia por su uso inapropiado durante las aglomeraciones. Así no ofrecerán ninguna protección. El incumplimiento de esta norma, que es obligatoria, fue la constante en los registros remitidos.

Resulta increíble tener que insistir este tema. En los lugares y países donde se retiró el uso del tapabocas tuvieron que volver a implantarla. Los grandes estudios observacionales cuando combinaron los riesgos llegaron a la conclusión que el uso adecuado de mascarillas (posibilidad de contagio de 3%) distancia física de un metro (riesgo de contagio 3.6%) son las medidas de los protocolos de mayor eficacia. Paradójica realidad: todas las autoridades de salud pública mundial, nacional y académicas recomiendan evitar los eventos masivos. Mientras, mandos con miopía del futuro entregaron los avales. 

Diptongo: ¿Qué hará el Ministerio Público con esta ceguera?

@Rembertoburgose

Publicado: enero 28 de 2022