¡Despublíquese! Ordena el periodista después de haber hecho publicar una nota en la que se daban por reales hechos sin confirmar. Despublíquese que ya el daño está hecho.

Despublíquese también la foto donde se utilizaban los hijos del presidente para reforzar la burla que un columnista quiso hacer por el tema de la utilización del avión FAC-002. El código del menor prohíbe esos actos, pero despublicando la foto el infractor piensa que ya desvioló el código del menor.

Los famosos acuerdos de la Habana deben incluir también en algún lado la implementación del DES DES DES pues ahora hay que DES-estigmatizar a los asesinos, DES-estigmatizar a los violadores de menores, DES estigmatizar a los secuestradores, DES estigmatizar a los torturadores, DES-estigmatizar a los terroristas. Ahora hay que llamarlos simplemente Honorables Congresistas.

Los actuales congresistas de las FARC tienen a sus haberes cientos de muertos, abortos forzados, violaciones de menores, reclutamientos forzados, secuestros, ataques terroristas y hoy, a más de dos años de la firma de los acuerdos en el Teatro Colón, no han respondido por ninguno de los delitos que todos conocíamos y que ya estaban incluso condenados (La firma de los acuerdos en el Teatro Colón fue el día 24 de noviembre de 2016).

Con la firma de los acuerdos FARC-Santos, los integrantes de las FARC que estaban condenados quedaron DES-condenados, como si los incontables delitos que cometieron hubiesen quedo DES-cometidos. Parece que los compromisos adquiridos por las FARC de entregar las rutas del narcotráfico, devolver a los niños que habían sido raptados por ellos para reclutamiento forzado y que fueron sometidos a abusos sexuales sistemáticos, entregar bienes para reparar a las víctimas también quedaron DES-adquiridos. Hay que ver si los asesinados logran que los DES-asesinen, los miles de menores violados logran que los DES-violen, los cientos de bebes abortados logran que los DES-aborten, los incontables secuestrados logran que los DES-secuestren.

Para los efectos del DES DES DES se inventaron una Máquina DESmanchadora, bautizada como JEP, que solo funciona para ellos. Los militares que han tratado de utilizarla no lo han logrado. Esta máquina entró en funcionamiento en marzo del 2017 y hasta ahora ha cumplido su misión a cabalidad pues a los cabecillas de las FARC los ha DESmanchado sin imponer ni una sola condena. De hecho, con uno de ellos que se manchó después de firmados los acuerdo, lo DESapresó y eso permitió que se despidiera y se desapareciera del mapa. Igualmente, con Iván Márquez y el Paisa la máquina les descartó hacerlos pagar por sus crímenes.

No podemos seguir con ese DES DES DES que solo aumenta la descomposición del país. Y por último, si no le gusto esta columna por favor DES-léala.

@ghitis

Publicado: febrero 17 de 2020