Es hora de hacer los esfuerzos necesarios para explicarles a los ciudadanos lo que se esconde detrás de los acuerdos.

Tenemos dos citas de significativa importancia: Buscar candidato viable para las elecciones del 2018 y dar el “golpe” en el plebiscito.

No nos podemos engañar. El plebiscito no es una pelea entre iguales, pues por un lado tenemos al gobierno derrochador y por otro a colombianos honorables que recogen firmas de manera incansable.  Sin embargo, eso no puede ser motivo para abandonar la batalla y por el contrario debe ser el impulso necesario para derrotar a Santos  y su impresionante maquinaria.  Si la voluntad de “paz” de los farianos es tan grande; ¿por qué razón los promotores del circo tienen tanto miedo de que se renegocien algunos puntos de lo conversado –o impuesto por las Farc- en La Habana?

Es hora de hacer los esfuerzos necesarios para explicarles a los ciudadanos todo lo que se esconde detrás de los acuerdos de La Habana.  Tenemos que hacer hincapié en algunos puntos claves como lo referente al narcotráfico, elegibilidad política y lo relacionado con la plata que tienen las Farc alrededor del mundo. ¿Qué pasará con esas fortunas?

Ahora bien, más allá de lo que suceda con el famoso plebiscito, lo indispensable y realmente trascendental es buscar a una persona viable capaz de derrotar al candidato del gobierno.  Importante que el partido escuche a las bases, pero sobre todo que comience a trabajar desde ya. ¿De qué serviría derrotar a Santos en el plebiscito por la impunidad si se pierden las elecciones presidenciales del 2018?

 

ENTRETANTO: 1.  Me parece desafortunado que el abanderado por el “no” en el plebiscito no haya sido el presidente Uribe.  Importante tener presente que Uribe es el personaje público más querido por los colombianos e indudablemente eso hubiera significado un importante impulso para la campaña.  2. Triste saber que ahora los colombianos le vamos a tener que pagar la pensión vitalicia a Piedad Córdoba. Mientras tanto, los otros jefes farianos se jubilarán con sus increíbles fortunas. ¿En este país ser fariano paga? Pareciera que sí.

 

@josecuellob