“Si nosotros tenemos una guerra con Colombia, se la vamos a hacer en su territorio” dijo Diosdado en un video del 2019, aunque el fiscal general en Bogotá dice, con la diplomacia característica de los burócratas, que no tiene “pruebas materiales” de la participación de Venezuela en estos días de violencia en Colombia.

El Paro Nacional convocado por los jefes de tres sindicatos que suman aproximadamente un millón 200 mil afiliados (menos del 2% de la población total colombiana) parece que ha convertido en realidad la amenaza de Cabello. Es un tipo de conflictividad que aplica viejos métodos en los que son expertos los comunistas, tales como reivindicar necesidades sociales que siempre existirán, prometer futuros mejores que nunca llegarán, crear mártires efímeros de los jóvenes caídos en la protesta y estigmatizar a la Fuerza Pública, que desde siempre ha sido, es y será acusada de exceso de fuerza y brutalidad. A eso le dicen ahora guerra asimétrica.

Algo nuevo en esta centenaria estrategia, es la incontenible difusión de mitos urbanos por las redes sociales. Gracias a esta tecnología, en cuestión de días, a través de millones de tuits escandalosos y vídeos manipulados, se creó una matriz de opinión global según la cual en Colombia opera un gobierno dictatorial -algunos titulares lo equipararon con el de Birmania- y la Fuerza Pública está masacrando inocentes civiles. Hasta las Naciones Unidas cayeron en la falacia, que se ha venido desmontando paulatinamente al conocerse las plataformas de origen de los mensajes y la realidad de los videos.

Llama la atención, que en cinco semanas de turbulencia, todas las baterías propagandísticas han sido enfocadas contra la Policía Nacional, buscando desalojarla de la calle, el teatro natural de esta nueva violencia urbana que no es exclusiva de Colombia, pues ya la aplicaron exitosamente en Chile y en Ecuador.  Con todo, no se ha escuchado una sola queja contra el Ejército, que ha salido a la calle a apoyar a la Policía. Ni la ira de la turbamulta se ha dirigido contra las iglesias, como sí sucedió en Chile. Esto parece guardar sentido con estadísticas serias y recientes que muestran cómo las instituciones más apreciadas por la opinión pública a las Fuerzas Militares y a la Iglesia. Y si la tercera institución mas aceptada es el empresariado, pues, estadísticamente al menos, estamos frente a un país conservador, en donde el futuro de la izquierda es muy complicado, mucho mas cuando cotidianamente en todas las calles se atestigua la mísera condición de venezolanos limosneando algo que comer.

La situación se complica por la intervención directa de células narcoterroristas del eln y las farc que han llegado del monte con su armamento y con miles de millones de pesos en efectivo. Este dinero lo reparten entre cientos de jóvenes ninis – ni trabajan, ni estudian- que por 70 mil pesos diarios juegan a la destrucción, el incendio, el vandalismo y ataques letales a la Policía. Revolucionarios de alquiler por noche. Y claro, al estar las farc y el eln residenciados en Venezuela y fortalecidos con el narcotráfico y la minería ilegal, adquiere sentido esa repetición de Disodado en su discurso: “La guerra se la vamos a hacer en territorio de Ustedes”.

A la presencia de argentinos amigos de  Maduro , quienes fueron grabados cuando explicaban que estaban en Colombia era para tumbar a Duque, se agrega la de  activistas chilenos, ecuatorianos, y por supuesto venezolanos  y cubanos, sin olvidar a los rusos,  como parte del centenario argumento del internacionalismo y la solidaridad comunista, que solo sirve para justificar que agentes perturbadores y ansiosos de ver en acción el odio de clases que tienen grabado en su inconsciente, se paseen por el mundo bajo la engañosa fachada de luchadores por los DDHH. Pocos países como ese, soportan estoicamente lo que en la mayoría de naciones tendría implicaciones penales o al menos la expulsión de los intrusos. Pero se trata, según estos mercenarios, del parto de la gran patria bolivariana, con ciudad capital en La Habana. 

 “Está soplando una brisa bolivariana”, “El plan va en pleno desarrollo”, “Estamos cumpliendo el Plan, Foro de Sao Paulo”, “Es absolutamente imposible que Colombia se quede tal como está”, son gritos de guerra de Maduro y Diosdado aplaudidos rabiosamente por pingüinos socialistas. Pareciera que esos lemas marcan el rumbo de los acontecimientos actuales. Falta tener en cuenta el complicado carácter del colombiano joven, un naciente ciudadano criado en un Estado con una falla de base, la educación y una fractura estructural: la justicia.

@JohnMarulandaM

Publicado: junio 10 de 2021