Análisis de Rafael Gómez Martínez.

El pasado 4 de mayo, la agencia Aresprensa emitió un despacho que pasó desapercibido: Fuentes cercanas a referentes de inteligencia extranjera establecidos en Bogotá, señalaron a ARES que es inminente el desembarco de una célula de la militante Guardia Revolucionaria Iraní, con cobertura oficial y con el fin de establecerse allí de manera permanente, bajo el argumento de mejorar las relaciones de intercambio comercial entre el país islámico y Colombia.

El  grupo de avanzada que llegó a Bogotá en mayo de 2016 y estaría constituido por Abolfazl Mirzajani, Imán Ziaie Ghahnavieh, Mohammadreza Besharat, Bhenaz Sadeghian, Sevda Nabati, Mojgan Shamsakhtari y Maryam Bandari. En esa lista cuatro son mujeres y dos de los nombrados residirían en Alemania.

La cobertura diplomática señala que todos harán vigilancia de las dinámicas industriales de productos que se exportan desde Colombia a Irán. Una tarea que hasta el momento ha sido realizada por inspectores colombianos de confesión musulmana, debidamente acreditados ante las autoridades de los países importadores.

La operación en Colombia estaría ahora siendo pulida por quien sería yerno de Rabbani, Mohsen Mojtaeh Zadehdel –sheikh Qomi- quien viaja con periodicidad a Colombia desde el año 2012, apoyado en la organización “Confesión Islámica Ahlul Bayt”, la cual cuenta con personería jurídica desde hace 4 años

En efecto, la noticia es que la delegación iraní ya está en Colombia ejerciendo con plenos poderes diplomáticos sus funciones de agregados comerciales con el fin de incrementar el comercio entre las dos naciones.

Los recientes antecedentes de las relaciones diplomáticas entre Irán y América Latina tienen su punto de partida durante la década de los ochenta cuando la triple alianza entre Alemania Occidental, España y Argentina dio los primeros frutos para construir una planta nuclear en Busher, Irán. En 1987 se firmó el primer contrato entre el INVAP y el CINT a cambio de U$ 5.5 millones.

Imágenes de los pasaportes de los iraníes desplegados a Bogotá

Una relación Nuclear

Con la llegada de Hugo Chávez al poder, la relación de Irán con América Latina contó con un importante aliado.  Para enturbiar más aun el escenario al llegar Néstor Kirchner, Chávez trató por todos los medios de reactivar el convenio argentino iraní suspendido por los atentados en Buenos Aires a la embajada de Israel 1992 y la Amia 1994. Al comienzo, Néstor K fue muy parco en el tema pero una vez Cristina llegó al poder dio el impulso necesario para reactivar las relaciones comerciales.

Los convenios nucleares tuvieron un nuevo oxígeno a tal punto que técnicos argentinos se desplazaron a Teherán para actualizar los niveles de producción nuclear en los reactores. Sin reactores, no hay bomba nuclear. Las alarmas a nivel internacional no se hicieron esperar.

Para el año 2005, Chávez hizo público el anuncio sobre sus intenciones para construir reactores nucleares con el apoyo iraní. Grupos de científicos iraníes se ubicaron en la región amazónica donde se encuentran minas de uranio y coltán.En 2005, ya existían más de 85 convenios, todos fachadas, con el fin de desarrollar su proyecto bandera similar al de los argentinos: La futura construcción de una planta nuclear en suelo americano sería un hecho. Chávez, firmó más de 300 convenios, todos fachada, que van desde la ayuda tecnológica, alimentaria, militar, infraestructura, vivienda. Iran Air, aerolínea oficial de Irán, estableció una ruta entre Teherán y el aeropuerto Simón Bolívar en la ciudad de Maiquetía.

Boeing 747 de Air Iran en el aeropuerto internacional Simón Bolívar de Maiquetía, Venezuela

En Colombia, las nobles intenciones de los iraníes se remontan a la silla vacía de Andrés Pastrana y Tirofijo. Un día de la nada, apareció una noticia sobre su interés en construir un frigorífico en San Vicente del Caguán con el fin de fomentar las exportaciones de carne al inmenso mercado iraní. Sin embargo, el proyecto de exportación de carne se vino abajo cuando se develó el plan secreto de los iraníes: venderle armas a la guerrilla de las Farc. Por cuenta de ese escándalo, las relaciones deiplomáticas entre Colombia y el país persa estuvieron en cuidados intensivos.

En julio de 2011, Chávez habría intercedido ante la Argentina a favor de Irán para la obtención por medio de Venezuela de tecnología nuclear argentina.

El 2 de octubre de 2012, FARS News Agency, la agencia de noticias iraní, informó que, en la Conferencia Ministerial de Seguridad Nuclear el canciller argentino Héctor Timerman había “defendido el programa nuclear de Irán, uniéndose a Venezuela en una muestra de apoyo al gobierno de Irán”.

En su momento, el diario el Clarín reportó que la Argentina estaba experimentando un avance notable en materia nuclear: tiene tres centrales atómicas: Atucha (1974), Embalse (1983) y Atucha 2 (2011), diseñó su propio reactor de potencia y ha exportado (a Australia, Argelia, Egipto y Perú) reactores para la fabricación de radioisótopos.

Para el 2013, ya el asesinado Fiscal Alberto Nisman sostenía que “la comisión de la verdad”, convenida en 2013 por Argentina e Irán, escondía un acuerdo para intercambiar petróleo por cereales.

Todo iba bien para las partes, Cristina K y Mahmud Ahmayinedad quien nombró de Ministro de Defensa a Ahmad Vahidi, tiene pedido de captura internacional de Interpol desde noviembre de 2007 por su presunta participación en el atentado a la mutual judía argentina AMIA en 1994; muy cercano a Tarek El Aisami hasta que el domingo 18 de enero de 2015 Buenos Aires se despertó con una noticia que estremeció toda la nación argentina.

El Fiscal Alberto Nisman apareció muerto en su apartamento de un balazo en su cabeza.El asesinato, auto suicidio como dijo el dictamen de Medicina Legal en Buenos Aires, del Fiscal Nisman tuvo un tinte especial teniendo en cuenta que venía investigando el atentado a la Amia y la relación existente con los nuevos convenios entre Irán y Argentina firmados por Cristina K junto con un posible lavado de dinero sumado a que en la semana siguiente a su asesinato el Fiscal Nisman llamaría a juicio por traición a la patria y enriquecimiento ilícito a Cristina K.

Según Brascesco: Nisman tenía dos voluminosas carpetas sobre la relación nuclear entre Irán y Argentina.

Los iraníes en Bogotá

¿Qué hace en Bogotá una persona cuyo suegro, durante la época de los atentados en Buenos Aires 1992 – 1994, tuvo el mismo grado de agregado cultural en la embajada iraní en Argentina?

En ese sentido, surge una pregunta dirigida a la canciller Holguín: ¿por qué la Cancillería colombiana no le da el beneplácito al embajador de Israel para ejercer sus funciones como debe ser, pero sí le otorga visa a la delegación iraní?

Para el 2015, según el profesor Omar Bula autor del Plan Maestro y Watch Your Back Yard, Irán tenía relaciones comerciales con todos los países de la región pero el verdadero  telón de fondo es lograr su objetivo, su sueño: construir una planta nuclear cerca de los EE.UU, su enemigo.

Se calcula que en la región existen por lo menos 11.000 agentes iraníes encubiertos bajo sus cargos de agregados culturales o comerciales. En La Paz, Bolivia, por ejemplo, hay cerca de 150 agregados culturales. En Bolivia, se construyó la Escuela Militar de Defensa consistente en un centro de entrenamiento para reprimir cualquier amenaza contra algún gobierno del Foro de Sao Pablo de tal manera que en Caracas la Guardia Bolivariana utiliza las mismas tácticas represivas de la tenebrosa Guardia Revolucionaria iraní, GRI. Recientemente, Evo Morales hizo el anuncio de un proyecto para construir una planta nuclear con los iraníes.

En Colombia, la presencia musulmana es relevante en la Guajira, Maicao y, curiosamente, en Buenaventura. La región de la Guajira venezolana está tomada por los musulmanes fundamentalistas. En las islas Margaritas, Trinidad Tobago y Curasao la presencia iraní es relevante. En Nicaragua se cuentan con informaciones de la presencia de la GRI en el mismo aeropuerto. Desde la llegada lo tienen fichado al igual que en Maiquetía.

Según Bula, todavía no se ha logrado construir un misil nuclear transatlántico, pero si se puede desplazar un ser humano con una ojiva nuclear que produciría un daño colateral, guardando las proporciones, similar al de Hiroshima. Y, en ese escenario, Bula tiene información sobre la presencia de I.S.I.S en la frontera mexicana con los EE.UU en alianza con los zetas. De ahí, el título de su segundo libro: Watch Your Back Yard.

@IrreverentesCol