Yo no sé, si a Medina le entró un arrebato de remordimiento de conciencia y alguien le grabó todo lo acontecido en La Modelo una vez lo echaron al agua. Lo que sí está claro, según Santiago Medina en su libro la Verdad sobre las Mentiras, es la forma en que ingresaron los dineros del cartel de Cali gracias a la infiltración de la mafia a la campaña Samper presidente. En el libro, se encuentran consignados los detalles de cómo Medina obtuvo información precisa estando en la cárcel La Modelo de la lista de congresistas que se prestaron para recibir ese dinero lo que dio origen a lo que se conoce como el proceso 8.000. Además, del espeluznante relato sobre la vida y muerte de Elizabeth de Sarria, más conocida como la monita retrecha, a quien le descargaron un proveedor completo en la vagina, según el relato de Pablo Victoria en su libro Memorias de un Golpe.

De frases célebres del proceso 8.000 que todavía las tengo guardadas en mi memoria. Esto dijo el armadillo, que el presidente Samper renuncie, ¡Mamola!, dijo Serpa en el Congreso. Monseñor Rubiano tuvo un momento de brillantez: “Es imposible que ingresen elefantes a la casa y usted no los vea”. El mismo Serpa en una imborrable rueda de prensa con Fernando Botero en la cual le preguntan que cómo se enteró el gobierno, responde Serpa mirando a Botero antes que se lo llevaran a la Escuela de Caballería: “A través de un anónimo”. Hubo un silencio sepulcral en el salón de la rueda de prensa, memorable.

Tanto la campaña de Samper presidente, como su amoral gobierno, se convirtieron en una mina de oro para los caricaturistas de la época entre ellos Vladdo quien se la gozó con los elefantes del 8.000 en la Casa de Nariño. Tal vez, fue el mejor momento de Vladdo como caricaturista.

Las similitudes entre el proceso 8.000 y el caso Odebrecht son inevitables.

Al mismo tiempo que el señor fiscal Néstor Humberto Martínez entregaba en una rueda de prensa la información sobre Odebrecht y el ingreso de U$1 millón a la campaña de Santos Vargas 2014; al ver al señor Otto Bula en la FGN, se me vino a la mente todo lo acontecido con Santiago Medina y la secuencia del proceso 8.000.

Comenzando por el mismo fiscal Martínez quien un día lanza semejante bombazo y al día siguiente se va para las tablas como los toros malquerientes mostrando su mansedumbre, su falta de casta, de trapío, al trasladar el caso al CNE.

Mientras en los EE.UU se investiga a Odebrecht por lavado de activos y sobornos, el fiscal Martínez ante la llamada indebida del presidente JMS, más indebido, a mi parecer, que el fiscal Martínez la recibiera, ¿faltó a la ética como diría Luis Carlos Restrepo?; en Colombia el caso de Odebrecht quedó en manos del CNE cuyos magistrados hacen parte de la Unidad Nacional. Por ende, no habrá la independencia debida para emitir un juicio al respecto.

Caso contrario del exfiscal Valdivieso quién si llegó hasta el final en el Proceso 8.000 dando a conocer la lista de senadores y representantes que recibieron dinero del narcotráfico no solo durante la campaña Samper presidente, sino en su posterior absolución. Remember, sor Heyne Mogollón.

Hablando de la lista, aquí entre nos, dicen que hay 14 entre senadores y representantes que recibieron dineros de Odebrecht. Amanecerá y veremos.

De Germán Vargas,  ni hablemos. Que tal esa lavada de manos, como Pilatos. Con papel de vicepresidencia sostiene que nada tuvo que ver con la financiación de la campaña Santos-Vargas 2014, ni con las cuentas de Odebrecht. Como dirían las señoras, ¿cómo así, Germán? Si usted aparece en una foto con los ejecutivos de Odebrecht y el mismo JMS, inaugurando una obra con una cintilla roja, rojita, como decía Hugo Chávez. ¿Su memoria es impoluta o de elefante?

Hablando de impolutos, que tal los ministros Iragorri y Cárdenas quienes sufren de memoria selectiva. O, de elefante. Y que tal la junta directiva del Banco Agrario, lavándose las manos solicitando una investigación a los funcionarios que tuvieron en sus manos la aprobación del crédito a Navelena

En cuanto al señor Otto Bula, el Santiago Medina del proceso 8.000, con una declaración juramentada diciendo primero que sí, que si habían ingresado esos dineros a la campaña de Santos Vargas 2014 y luego que no, que a mí no me consta. A Otto, con Oto cuento, señor Bula. ¿Será que a Otto Bula le pasará lo mismo que a Santiago Medina? ¿Le dará un arrebato de remordimiento de conciencia para contarnos la verdad?

Puntilla: Señor Procurador Carrillo: ¿para cuándo la apertura de pliegos a Iragorri, Cárdenas y las impolutas ministras? Recuerde que usted también puede ser investigado por omisión.

@RaGomezMar

Publicado: febrero 21 de 2017