Se conmemoran 25 años de la baja de uno de los peores terroristas que ha tenido nuestro país, el hombre que trajo a Colombia el uso de la dinamita como medio de intimidación.

Pablo Escobar fue el gran mecenas del M-19, banda terrorista que fungió como su brazo armado para la ejecución de acciones criminales puntuales.

A través de Iván Marino Ospina –padre del actual senador Jorge Iván Ospina-, Escobar selló una alianza criminal con el M-19, al punto de que esa estructura delincuencial se tomó al Palacio de Justicia para efectos de hacerle un mandado al cabecilla del cartel de Medellín.

Cuando en los años 80, se hicieron los primeros señalamientos contra Pablo Escobar, el mafioso se defendió diciendo que era una persecución y una artimaña del establecimiento para alejarlo de la política y liquidar sus aspiraciones democráticas, unos argumentos muy parecidos a los que hoy en día se le oyen al corrupto Gustavo Petro Urrego, agarrado con las manos en la masa, o mejor, con las manos sobre los fajos de dinero que, a través de un compinche, le hizo llegar el mafioso Daniel El Loco Barrera, tal y como ha sido denunciado por el abogado Abelardo De La Espriella.

Escobar corrompió al país, llenó de sangre a las principales ciudades de Colombia. Estuvo a punto de poner en jaque a la nación.

Petro, que posa de decente y que ha dicho que en su vida ha tenido vínculo alguno con la mafia, olvida un momento clave de su biografía: el maridaje del M-19 con el cartel de Medellín. La plata con la que se financiaba esa banda terrorista tenía un origen: Pablo Escobar. Y, luego de conocer el video que ha conmocionado a la política colombiana, puede concluirse sin espacio para el error que Petro ha financiado su actividad política con plata de un mafioso tan peligroso como Escobar, Daniel Barrera, conocido con el alias de El Loco.

Gustavo Petro se formó en la ilegalidad. Financió sus actividades ilegales en el M-19 con recursos del narcotráfico y luego de desmovilizado, ha seguido teniendo contactos con el crimen organizado para fondear su carrera política.

Este asunto no se agota con un video majadero, mentiroso y lleno de explicaciones vagas como el que hizo Gustavo Petro, o con una entrevista que más pareció un monólogo insoportable como los que hacía Hugo Chávez.

Acá, estamos ante un escándalo de talla mayor que abre la puerta para conocer los pormenores de una operación criminal que quién sabe cuántos años lleva en marcha y cuyo líder es el señor Gustavo Petro Urrego, hombre forjado en el M-19, banda que fungía como brazo armado de Pablo Escobar  y que desde su desmovilización ha seguido manteniendo vínculos con el narcotráfico como lo ha denunciado documentada y profundamente el abogado, Abelardo De La Espriella.

@IrreverentesCol

Publicado: diciembre 6 de 2018