Los desafíos terroristas no se pueden enfrentar con paños de agua tibia y así lo han demostrado el presidente Iván Duque y su nuevo ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo García, quienes no están dispuestos a permitir que los facinerosos pongan en jaque al Estado , durante la zambra prevista para el 21 de noviembre. 

Los antisociales, que amenazan con amedrentar a toda la sociedad, se van a encontrar con un muro de contención, difícil de flanquear. Lo primero, es la instrucción que se les ha impartido a los alcaldes de distintas ciudades de decretar el toque de queda, en caso de que los alevosos manifestantes pongan en riesgo la seguridad ciudadana. 

Igualmente, hay que asegurar las carreteras y demás puntos neurálgicos del país. Este portal, ha podido confirmar que el ministro de Defensa ha estado al frente de la planificación del plan de contingencia, para evitar desmanes violentos. Un funcionario de la Casa de Nariño, le aseguró a LOS IRREVERENTES, que “Carlos Holmes se posesionó y de inmediato se puso al frente de la situación, exigiendo respuestas concretas y análisis sensatos de la situación. Él sabe muy bien que el país tiene los ojos puestos sobre el gobierno y la reacción del mismo ante un eventual desbordamiento de los manifestantes del 21”. 

Hay que prever todos los escenarios. La seguridad depende única y exclusivamente de nuestra Fuerza Pública. El presidente Iván Duque ha dicho que “no vamos a permitir que haya personas que salgan a ejercer actos de violencia y que quieran suplantar la función del Estado”. 

Y como la función de las Fuerzas Militares y de Policía es la de proteger la vida, honra y bienes de los ciudadanos -incluidos los bienes públicos y la infraestructura nacional-, está muy bien que el ejército se despliegue a las zonas más sensibles y donde, de acuerdo con los informes de inteligencia, se pretenda adelantar actos de terrorismo.

A los bandoleros, hay que enfrentarlos de frente y sin miedo. Petro y sus secuáces, tienen que saber que ante la más mínima transgresión de los límites, el gobierno no será un testigo imbécil ni silente. Nuestra Fuerza Pública, está preparada para proteger a la ciudadanía y a las instituciones de la brutal amenaza que los facinerosos promotores del paro se han encargado de extender sobre el territorio nacional, difundiendo mentiras y razones falsas, como la supuesta reforma laboral o pensional, o el desmonte del Sena. 

Que marchen, pero pacíficamente. Y aquellos que estén tentados a incendiar al país, como han venido advirtiendo en las redes sociales, que se atengan a las consecuencias, porque el gobierno, ante todo, hará lo que esté a su alcance para defender la democracia, la libertad y, sobre todo, a las personas de bien que pueden ser víctimas de los facinerosos al servicio de Gustavo Petro.

@IrreverentesCol

Publicado: noviembre 19 de 2019