Como Gobernador del Magdalena (2012-2015) no recuerdo haber compartido con él en ningún espacio institucional. Con su jefe coincidí en algunos eventos con presencia del Gobierno Nacional y cuando zanjamos la diferencia que surgió respecto al histórico estadio Eduardo Santos.

Me refiero a Rafael Alejandro Martínez, el ahijado político preferido de Carlos Caicedo, el jefe de la Banda Caicedo. Lo conozco como lo conocen los habitantes de Santa Marta que lo vieron administrar la ciudad entre 2016 y 2019: por ratos con luces y en otras con muchas sombras.

En retrospectiva, creo que fue mejor gobernante que su patrón político con todo y que tuvo que exigirse al máximo para, como hizo el gato, taparle muchas embarradas. De su época son los inconclusos puestos de salud, la megabiblioteca, el estadio Sierra Nevada y 20 obras más.

Gente que tiene por qué saberlo, me cuenta que dentro de la banda Caicedo lo que más ponderan de Rafael Alejandro Martínez como alcalde, fue el trato respetuoso y digno con sus subalternos. Nadie recibió jamás un grito, una vulgaridad o una agresión como es habitual en su jefe.

Para su época como alcalde de Santa Marta, fue tan cómodo para los militantes de su organización política tener lejos a Carlos Caicedo, jefe de la Banda; que muchos plantearon el nacimiento de una corriente que los identificara y la que bautizaron como: ‘El Rafismo’.

¡Lo que hizo con las manos lo desbarató con los pies! Después de haber ocupado el máximo cargo ejecutivo de Santa Marta y merecer, creo yo, se le tratara con decoro en virtud del servicio público que prestó, Carlos Caicedo lo utilizó una vez más, nombrándolo como su subalterno y asignándole “tareas” poco dignas para un exalcalde.

Como Gerente de Proyectos de la Gobernación del Magdalena, Rafael Alejandro Martínez comenzó a recorrer el despreciable camino de convertirse en la ‘marioneta’ de su patrón sobre el compromiso de que ahora sí (fracasó en 2014) lo pondrá en el Congreso de Colombia.

Aterra ver tanta mediocridad, falta de liderazgo y tal nivel de dependencia. Todo lo que ha hecho no le ha alcanzado para dimensionar lo mal que luce como ‘pelele’ de Carlos Caicedo, el jefe de la Banda Caicedo. El cambio de Rafael Martínez fue pasar de alcalde a ‘mandadero’.

@LuisMiguelCotes

Publicado: mayo 27 de 2021