No hay mal que dure cien años, ni cuerpo que lo resista. Este refrán resume lo que desde comienzos de semana sucedió en Cuba. Por primera vez en 62 años de dictadura tenemos conocimiento de que la ciudadanía isleña protagoniza un levantamiento en contra del régimen castrista.

Esta revuelta es el acto más valiente que haya presenciado el continente en 62 años de historia que completa la dictadura cubana, que hoy se sostiene gracias al títere y ‘calanchín’ de Miguel Mario Díaz-Canel Bermúdez. Los isleños debían estar muy agobiados para atreverse a protestar como lo están haciendo.

Las multitudinarias movilizaciones son la evidencia de que la crisis no es consecuencia del embargo que los Estados Unidos le tiene impuesto a Cuba sino por el fallido modelo de gobierno que tiene sumida a la Isla en la miseria y la fatalidad de la pandemia del COVID-19.

La dictadura de la familia Castro actúa similar a quienes son sus socios ideológicos en la región. En vez de reconocer sus equivocaciones, se los achacan a quienes declaran como sus opositores a modo de ‘cortina de humo’ o toman la decisión de esconderlos para engañar al pueblo.

Lo que está pasando en Cuba se volvió la constante en Santa Marta. La Banda Caicedo cuyo jefe es Carlos Caicedo, no está logrando tapar sus innumerables errores y la ciudadanía ha comenzado a despertar exigiendo que se resuelvan los problemas básicos a los que se enfrenta diariamente.

En Cuba, la gente reclamó medicinas y alimentos; en Santa Marta, la demanda recurrente es por la normalización del suministro de agua potable de calidad, oportunidades de empleo y medidas más efectivas e integrales para combatir la inseguridad que tiene disparados los indicadores de homicidios y hurtos.

En Cuba, la dictadura castrista tiene 62 años de estar culpando a los Estados Unidos de todo lo que les pasa; en Santa Marta, Carlos Caicedo, el jefe de la Banda Caicedo lleva 10 años señalando a quienes ha estigmatizado como opositores porque hemos cuestionado su fallido modelo.

Lo que llevó a Cuba a esta crisis es lo mismo que el jefe de la Banda Caicedo, el petro-chavista Carlos Caicedo; ahora trajo al Magdalena y en cabeza de Petro pretenden extender a Colombia: un régimen autoritario, sin libertades para nadie, que violenta las voces críticas y que no le interesa el pueblo.

@LuisMiguelCotes

Publicado: julio 15 de 2021