De 15 días en 15 días ya vamos para casi dos meses de aislamiento. La cuarentena parece eterna y mientras tanto la economía se desmorona poco a poco. El endeudamiento se va a disparar por las nubes y el desempleo va a llegar a sus peores cifras desde la crisis de la Upac en 1999. ¿Realmente vale la pena mantener esta medida?

¡Por supuesto que sí!

A diferencia de otros países, las medidas que ha adoptado el Gobierno colombiano han sido realmente efectivas. Por ejemplo, Italia registra 400 muertes por millón de habitantes, el Reino Unido 300, España 525 y Bélgica 665. Mientras tanto, en Colombia por el momento no se reportan más de 8 fallecidos por millón.

Por supuesto que quisiéramos que no ocurriera ningún deceso a causa de esta pandemia, pero ante la alta mortalidad del virus en personas mayores y con preexistencias la mejor solución es cuidar a la población al máximo.

En especial, porque la capacidad de respuesta del sistema de salud es nuestra principal arma para combatir la enfermedad. Actualmente, Colombia tiene 5.300 Unidades de Cuidados Intensivos -UCI, las cuales, en últimas, son la única herramienta para tratar una enfermedad frente a la cual no hay defensas ni vacunas.

De no ser por la cuarentena, ya habría ocurrido una sobredemanda de atención hospitalaria. Sin embargo, gracias a esta medida por el momento solo el 7.92% de los pacientes activos, es decir 498 personas, están siendo tratadas en centros de atención médica. La disponibilidad de UCI supera el 58%.

El número de vidas salvadas es inmenso…

No obstante, la preocupación económica es real. Por eso, a buena hora el Presidente decretó una segunda emergencia económica. Con esta medida, el Gobierno podrá continuar expidiendo leyes de manera expedita a través de decretos para mitigar el impacto de la crisis.

Además, ya el Presidente le anunció al País dos medidas que con ansias se estaban esperando. La primera, el subsidio parcial de las nóminas de las MiPymes, las cuales generan el 80% de los puestos de trabajo. La segunda, el aplazamiento en el pago del impuesto de renta, lo cual permitirá oxigenar la caja de las empresas.

Seguramente estas acciones son insuficientes y será necesario continuar fortaleciéndolas con medidas adicionales que el desempleo se dispare al 20%. Es momento de trabajar articuladamente con el sector privado, sin odios partidistas y respaldando la institucionalidad.

No sé si sea técnicamente posible levantar la cuarentena definitivamente el 25 de mayo. Su efectividad sanitaria es innegable. Lo cierto, es que el compromiso con que el Gobierno ha afrontado esta crisis es sinceramente admirable.

@Tatacabello

Publicado: mayo 8 de 2020