Un amigo, profesor universitario, reclama que Gallup es una multinacional cuyas estadísticas favorecen los intereses del imperio y que, por eso, siempre coloca a los militares como la institución de mayor confiabilidad de los colombianos. La Universidad del Rosario aplicó una encuesta sobre lo que piensan los jóvenes entre 18 y 32 años. Y según los resultados, las entidades de las que mas se fían, son sus universidades. Fuera de su mundo, las instituciones formales en las que mayormente confían son las Fuerzas Militares, seguidas por la Iglesia. En las que menos creen: el congreso, el presidente y los jueces. 

Paralelo con lo anterior, un articulista escribió sobre “Militares e Identidad”, tesis doctoral de un Oficial Naval retirado la cual, al decir del columnista “nos abre por primera vez la “caja negra” y nos permite conocer y quiénes son y que piensan los militares del país”.  El cronista, que se dice conocedor del tema, confunde Armas con Fuerzas y el documento de la Javeriana, excluye suboficiales y tropa, cuatro quintas partes de la milicia, perpetuando el desueto esquema federiciano del clasismo organizacional del siglo 18, que le entrega a la Oficialidad – nobleza del despotismo ilustrado-  la patente del pensamiento castrense. Mucho han cambiado las cosas desde entonces, aunque los militares continúan cumpliendo una responsabilidad social muy especial que los obliga a vivir en cuarteles, obedientes y disciplinados en medio de armas, sometidos a rituales y simbolismo milenarios y obligados a enfrentar riesgos inminentes, so pena de la deshonra y el castigo penal por cobardía. 

Lo interesante es que la encuesta estudiantil, al tenor de la de Gallup, recaba que los militares en Colombia si están en el corazón de los colombianos mientras políticos y jueces permanecen en el subsuelo de la confianza nacional. Es ese sentimiento popular y no el desempeño político, lo que mantiene la moral de nuestros soldados, a pesar de los malabares sofistas de parlamentarios para presentarlos como genéricos violadores de los derechos humanos, asesinos de niños y potenciales dictadores.

Definir los militares como gueto, hoy en día es maledicente. Las puertas del Ejército bicentenario están abiertas para quien quiera adentrarse en la complejidad vocacional, emocional y espartana, de una Institución con derechos civiles castrados, sin voto y sin posibilidad de agremiación o sindicalización. Hablar, pues, de una “Caja negra”, tiene cierto sabor a menosprecio y ofensa, que nos toca a los retirados, a los reservistas.

@JohnMarulandaM

Publicado: febrero 13 de 2020