Una práctica amoral, antiética y con sofisticada estética, que amerita la intervención de la Superintendencia de Industria y Comercio, la Procuraduría y la Fiscalía General de la Nación, se viene presentando en las licitaciones públicas para la adjudicación del PAE de la alcaldía de Bucaramanga. Esa práctica administrativa, junto con la de desviar la atención hacia otras entidades y municipios, había creado como manto, un halo de transparencia que analizado en detalle, deja al descubierto que existe una forma de alterar la transparencia de los procesos licitatorios con aparente pluralidad de oferentes, siempre que tengan dentro de la entidad que adjudica, un componente colaborador.  

En abril de 2016 la Alcaldía de Bucaramanga adjudicó la prestación y suministro del PAE a tres contratistas: Unión Temporal Bucaramanga Social, integrada por  Diseral S.A.S. y Javier Ignacio Pulido Solano, otra parte a una unión temporal del mismo nombre (Unión Temporal Bucaramanga Social) integrada por Generación Colombia S.A y Eproalco, y otra parte a Corporación Alianza Caribe. 

En 2016, para ejecución del PAE de 2017, le adjudicaron una parte mínima a Petrocasinos y lo demás nuevamente a la Unión Temporal Bucaramanga Social PAE 2018, integrada por: Generación Colombia S.A. y Eproalco S.A.S. representada por Miguel Roberto Porras Mateus.

En 2017, para ejecución en 2018, la Alcaldía de Bucaramanga le adjudicó la licitación a dos contratistas: Unión Temporal Nutripae Bucaramanga, integrada por Diseral S.A.S. y Seryal S.A.S. representada por Blanca Neli Barragán Molina, contrato 436 del 30 de diciembre de 2017 y a Unión Temporal Bucaramanga Social PAE 2018, integrada por: Generación Colombia S.A. y Eproalco S.A.S. representada por Miguel Roberto Porras Mateus, contrato 437 del 30 de diciembre de 2017 siendo los dos contratistas miembros del mismo grupo integrado. 

Actualmente se adelanta el proceso licitatorio SEB-LP-001-2018 en el que se encuentran presentando propuesta a través de uniones temporales Diseral S.A.S, Seryal S.A.S, Generacion Colombia S.A y Eproalco S.A..S. y todo apunta a que el 20 de diciembre le adjudicarán el contrato por 30 mil millones de pesos, a una de ellas, que son presuntamente las mismas, con las mismas prácticas de corrupción actualmente investigadas y con pliego de cargos por parte de la Superintendencia de Industria y Comercio, Radicado No. 17-048794  por obstrucción y restricción a la libertad económica y por presentar riesgo de colusión entre ellas. La cartelización de la alimentación  escolar. Aerodelicias Ltda, Generación Colombia S.A., Eproalco, Diseral S.A.S., Seryal S.A.S., y las personas naturales que las integran, forman parte de una estructura verticalizada que ha sido reprochada en la actividad comercial por los riesgos de corrupción que esa práctica representa para la transparencia de la contratación y más grave, cuando por dentro de las entidades logran permear quien les ayude con la confección de los pliegos, circunstancia esta última que debe ser investigada fiscal, disciplinaria y penalmente.  

No faltará quienes afirmen que es simplemente una investigación por parte de la SIC. Claro que es una investigación y una con pliego de cargos. La mujer del César no sólo tiene que serlo, sino parecerlo. Y en este caso ni es, ni parece ser. Comienzan a aparecer las respuestas a tantas dudas y la justificación a tanta sindicación con el sólo propósito de desviar la atención.  Digan lo que digan, no podrán construir argumentos para responder el interrogante. Y claro, que tales argumentos ya serán de orden fiscal, disciplinario y penal, puesto que no creo que los entes de control abandonen la función oficiosa.   

@AlirioMoreno

Publicado: diciembre 18 de 2018