En 1994 el periodista Herbin Hoyos fue secuestrado por las Farc. Durante los días que estuvo en cautiverio otro rehén de la guerrilla le sugirió que fundara un programa radial para que los familiares les enviarán mensajes a los retenidos.

Entonces nacieron “Las voces del secuestro” en Caracol Radio. Durante 24 años Hoyos hizo de su profesión un apostolado en favor de los secuestrados. En el amanecer del domingo pasado Hoyos emitió su último programa.

Lo sacaron porque estaba pisando muchos callos. Lo sacaron, creo yo, por orden del gobierno. No es la primera ni la última vez que la administración de Juan Manuel Santos acude a ese tipo de bajezas. En el pasado mandó sacar del diario El Mundo de Medellín al respetado Juan Paz. La salida de Vicky Dávila de La FM tampoco fue clara del todo. Y eso que Santos se juaga la boca diciendo que es periodista. Es un hecho que estamos en un régimen en el que no se puede hablar muy duro.

De todas las faenas periodísticas en que Hoyos se metió en estos 24 años hubo una muy particular. Y reciente por demás. Se echó en sus hombros la causa de las mujeres que fueron secuestradas y abusadas sexualmente por los terroristas de las Farc.

Hoyos y dos chicas llamadas Sara Morales y Vanessa García fundaron la Corporación Rosa Blanca, que es una organización no gubernamental que puso contra las cuerdas a la guerrilla. Los de las Farc no se ponen colorados para aceptar todo tipo de atrocidades. Recientemente reconocieron que hace 15 años volaron el Club El Nogal de Bogotá (36 muertos y casi 200 heridos). Pero violaciones no aceptan. Se mueren de vergüenza de tanta aberración.

Morales fue secuestrada por las Farc y convertida en guerrillera. Tenía solo 11 años y terminó en el llamado bloque Magdalena Medio de las Farc. Allí empezó a ser abusada sexualmente por sus compañeros de armas. Cuando llegó a los 22 años optó por desmovilizarse. Antes de eso, puso al tanto a su comandante, Pastor Alape, de lo que le estaba sucediendo. Alape se inventó una solución bien llamativa para este caso: puso a bailar a Morales en público con uno de los guerrilleros que precisamente la había violado. El mensaje que quería mandar Alape era claro: en las Farc todo es fraternidad; las Farc son como una familia.

García, en tanto, también fue secuestrada y convertida en guerrillera desde que tenía unos 10 años. Cuando cumplió los 11 empezó a ser violada por el más sanguinario de los guerrilleros de las Farc, Hernán Darío Velásquez Saldarriaga, alias “el Paisa”. García reveló que fue obligada en varias oportunidades a practicarse abortos. Esos abortos fueron el producto de las violaciones.

Esas historias de Morales y García (y de muchas otras chicas víctimas de las Farc), Hoyos las hizo propias. Pareciera como si se tratara de sus hermanas menores. Por eso nunca se arredró cuando jefes guerrilleros se le vinieron encima desde las redes sociales.

Recientemente se enfrascó en un agarrón con una tal Victoria Sandino, quien se presenta como “Fariana, feminista y luchadora por la Paz con Justicia Social para Colombia. Constructora del Acuerdo de Paz y del enfoque de género de las FARC-EP en La Habana”. Pero no hay tal. De acuerdo con Morales y García, en sus épocas de guerrillera Sandino se hizo la de la vista gorda con violaciones y abortos de que fueron víctimas otras muchachas uniformadas.

Se fue Herbin Hoyos de la emisora. Por ahora no se emitirán más Las Voces del secuestro. Ojalá alguna otra cadena radial le dé cabida para que no se pierda esa maravilla de programa. Pero es difícil. El que se atreva a darle empleo por estos días a Hoyos corre el riesgo de quedarse sin pauta publicitaria.

@CancinoAbog

Publicado: febrero 28 de 2018