Roberto Prieto y Andrés Giraldo, en sus primeras declaraciones, han sido imprecisos y contradictorios. No están diciendo toda la verdad.

Tanto Roberto Prieto como su socio y amigo Andrés Giraldo concedieron entrevistas en distintos medios para dar a conocer su versión de los hechos relacionados con la entrega del millón de dólares que Odebrecht le donó a la campaña de Santos en 2014.

En vez de aclarar las múltiples dudas, tanto Prieto como Giraldo incurrieron en contradicciones que aumentan las sospechas que existen sobre la financiación de la campaña reeleccionista del actual presidente de la República.

La versión de Roberto Prieto

En entrevista con el diario El Tiempo, cuando se le preguntó si conoce a Otto Bula, Roberto Prieto dijo que “recuerdo que coincidí con él en una reunión política. Es más en ese momento no sabía quien era él”.

Esa respuesta pone en evidencia que Bula asistía a los actos de campaña de Santos y que en estos ocupaba un lugar destacado, al punto de poder estar cerca de una de las personas más allegadas al presidente Santos, como es Roberto Prieto. Nadie podrá creer que Prieto se acuerde de todas las personas que acuden a una concentración proselitista, ergo Otto Bula no era un desconocido para los máximos jefes del santismo.

La tesis que Roberto Prieto ha pretendido manejar para efectos de explicar la reunión entre Bula y su amigo Giraldo, tiene una línea de tiempo colmada de inexactitudes.

En resumen: Prieto asegura haber conocido a Otto Bula en un acto político. Luego, un amigo misterioso de Andrés Giraldo lo llamó a su casa en Medellín para pedirle que viajara a Bogotá a atender una reunión con Bula.

El exgerente de la campaña santista se contradice al decir que Bula buscó el encuentro con Giraldo para efectos de que éste le tendiera un puente con él –Prieto- con el propósito de lograr que el Departamento para Prosperidad Social aprobara un acueducto.

¿Si prieto y Bula se habían conocido anteriormente, para qué iba a recurrir a un señor que vive en Medellín y hacerlo viajar a Bogotá para que le consiguiera una cita?

Además, hay un hecho que debilita la tesis de Prieto y que está relacionado con los contactos políticos de Bula. Si fuera cierto que el emisario de Odebrecht quería hacer lobby para la construcción de un acueducto, ¿por qué recurrir a un empresario antioqueño que supuestamente no tiene ningún vínculo con el gobierno, pudiendo haber adelantado esa gestión a través de los senadores con los que está vinculado, como es el caso del doctor Bernardo Ñoño Elías?

Culminada esa reunión, Prieto asegura que fue al hotel donde estaba alojado Andrés Giraldo y al llegar hicieron una búsqueda en Google. El resultado, según él, no les gustó.

En sana lógica, no es normal que alguien busque sobre los antecedentes de una persona que no conoce después de reunirse con ella y no antes.

Pero si las declaraciones de Prieto generan confusión, las de Andrés Giraldo concedidas a la emisora Blu Radio son aún más contradictorias.

La versión de Andrés Giraldo

Sobre la reunión con Bula, Giraldo dijo que “una persona que conozco me dijo: reúnase con Otto Bula y me reuní con él en 2015”. El empresario antioqueño fue insistente al decir que la reunión con el tramitador de sobornos de Odebrecht fue “muchos meses después de las elecciones presidenciales”.

Según Giraldo, Bula se presentó como una persona muy influyente y su interés real era el de que él –Giraldo- le presentara a Roberto Prieto para hacer negocios. Ahí brota la primera contradicción entre las versiones de uno y otro, pues el propio Roberto Prieto ya aceptó haber conocido a Otto Bula en un acto de proselitismo político de Santos.

De acuerdo con el dicho de Andrés Giraldo, después de esa primera reunión que él sostuvo con Otto Bula se produjo la búsqueda en Google sobre sus antecedentes y “encontramos un montón de cosas que no nos gustaron”.

Y a partir de ahí se profundizan los sinsentidos, pues el propio Giraldo no descarta haber sostenido una segunda reunión en la que Bula “pudo” haberle entregado un sobre.

¿Por qué si tenía tan mala impresión de Bula y su amigo Roberto Prieto le había prohibido tajantemente reunirse nuevamente con él, Giraldo no descarta la existencia de un segundo encuentro en el que, en palabras suyas, habría recibido un sobre?

En su entrevista, Giraldo desmiente a Prieto. Cuando el periodista radial le preguntó si en sus encuentros con Bula, había participado Roberto Prieto, este dice tajantemente que no y va más allá al asegurar que su amigo “nunca se sentó con Bula ni en esa ni en ninguna otra oportunidad”.

El propio Prieto ya aceptó conocer al señor Bula. Entonces, ¿quién está faltando a la verdad?

Interrogantes sobre Giraldo

Además de tener negocios con café y de haber tenido un accidentado paso por el sector bancario, poco se conoce de las actividades profesionales de Andrés Giraldo Rivera. Una fuente de LOS IRREVERENTES que conoce al empresario aseguró que “del señor Andrés Giraldo, receptor del dinero, puedo decirle que su actividad principal es la corrupción. Ahora anda con políticos en temas de acueductos en La Guajira. También es reconocido por visitar empresarios para ofrecerles servicios de recuperar pagos provenientes de Venezuela a través del Cadivi”.

Lo que hasta ahora se puede concluir en esta historia es que Prieto y Giraldo no están siendo de todo claros. Sus respuestas se contradicen y están plagadas de vacíos. Por ejemplo, por qué Andrés Giraldo no dice abiertamente quién fue la persona que le pidió que se reuniera con Otto Bula. ¿A quién quiere encubrir?

La última palabra la tienen los directivos de Odebrecht que están colaborando con la justicia de los Estados Unidos y Brasil.

Claramente Otto Bula era el encargado de desembolsar los sobornos que la empresa brasilera le ordenaba. No es lógico creer que Bula era autónomo. El cumplía un papel específico: entregar los maletines cargados de efectivo.

Así que los directivos de Odebrecht están en la obligación de ayudar a esclarecer este episodio, porque no puede ser posible que en todos los países en los que se han denunciado sobornos de esa empresa haya pruebas sólidas y que Colombia sea un caso aislado en el que todo es un montaje, como quieren hacer creer desde la toldas afectas al gobierno.

@IrreverentesCol

Publicado: febrero 10 de 2017